El Parlamento del Mercosur, el Parlasur, aprobó hoy por 64 votos contra uno, una resolución no vinculante que pide a los Estados miembro del bloque considerar a la vacuna contra la Covid-19 como "un bien público", lo que supondría "la suspensión transitoria de los derechos de patentes", un reclamo que a nivel global Argentina acompañó sin éxito en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Según la resolución aprobada, el Parlasur declaró "la necesidad de que se considere la vacuna contra la Covid-19 bien público, global, que implica la suspensión transitoria de los derechos de patentes mientras dure la pandemia, de manera de garantizar el acceso libre a la vacuna contra el Covid-19".

Además, expresó su apoyo para que los Gobiernos puedan "garantizar el libre acceso a la vacuna en el Mercosur, de manera de poder acelerar lo máximo posible los planes de vacunación de cada uno de los Estados Parte".

Para conseguirlo, destacó el Poder Legislativo regional, cada Estado miembro deberá declarar a la vacunación como "un servicio público regional" y se debe implementar "un régimen regional para el intercambio de los insumos necesarios".

En paralelo, también apoyó "todas las medidas que amplíen las capacidades de fabricación y distribución para garantizar el acceso equitativo a las vacunas de todos los Estados Parte del Mercosur".

En el último punto de la resolución, el Parlasur destacó la necesidad de que el bloque sirva como un vehículo multilateral para amplificar y potenciar los esfuerzos actuales de los Estados nacionales en un mundo con graves problemas de producción y distribución de vacunas.

"Declara la importancia de que el Mercosur promueva colaboraciones internacionales y compromisos vinculantes para facilitar el intercambio abierto y el derecho a usar tecnologías, conocimientos, datos y derechos globales no exclusivos", concluyó el Legislativo regional.

Actualmente, las campañas de vacunación avanzan de manera muy asimétrica en el bloque, con Brasil, Uruguay y Argentina a la cabeza.

Argentina como otros países de la región acompañaron el mes pasado una iniciativa impulsada por Sudáfrica e India en la OMC para liberar las patentes de las vacunas contra el coronavirus hasta que se controle en todo el mundo la pandemia. Sin embargo, las potencias mundiales -donde radican las farmacéuticas y laboratorios que poseen estas vacunas- y Brasil se negaron. (Télam)