La ministra de Defensa de España, Margarita Robles, acusó hoy a Marruecos de usar a jóvenes para violar las fronteras, una decisión que juzgó “inaceptable", apenas días después de la llegada récord de migrantes al enclave norafricano de Ceuta que mantiene la potencia europea.

"Una cosa es clara: cuando los menores son utilizados como instrumento para violar los confines territoriales de España, esto es inaceptable", remarcó Robles a la cadena estatal RTVE.

La queja está relacionada con que Madrid considera que la guardia marroquí no evitó la entrada de esa multitud, la mayoría jóvenes, a Ceuta y con que, aunque la mayoría de esos ciudadanos fueron devueltos a Marruecos, hay todavía unos 800 menores a cuyos padres las autoridades buscan.

El hecho generó un fuerte intercambio entre Madrid y Rabat, y Robles fue la voz cantante española, que acusó a Marruecos de "agresión" y "extorsión".

"Es inaceptable desde cualquier punto de vista que se hable de derecho internacional o de derechos humanos", manifestó, según la agencia de noticias ANSA, y advirtió que "ningún país que actúe con espíritu de buen vecino podría utilizar a menores de este modo".

Según versiones periodísticas, Maruecos decidió dejar de vigilar la frontera -junto con la de Melilla, las únicas terrestres entre África y la Unión Europea- como gesto de protesta por la atención humanitaria que recibe en territorio español el líder del rebelde Frente Polisario, Brahim Ghali.

El Frente Polisario es el movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental, un territorio hoy bajo control de Marruecos, en el que el pueblo saharaui sigue reclamando su derecho a la autodeterminación. (Télam)