El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, tiene inmunidad legal, dijo ayer en un documento el gobierno de Estados Unidos, en respuesta una demanda contra el gobernante árabe que se presentó ante un tribunal civil de Washington por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018 en Estambul.

"Estados Unidos informa respetuosamente a la Corte que el acusado Mohamed bin Salman, primer ministro del Reino de Arabia Saudita, es el actual jefe de gobierno y, por lo tanto, goza de inmunidad frente a estas demandas", indicó el argumento firmado por la administración del presidente Joe Biden, se difundió, reportó la agencia de noticias AFP.

El príncipe, apodado MBS, fue nombrado primer ministro por decreto real a fines de septiembre, lo que generó especulaciones de que buscaba protegerse de las demandas presentadas en tribunales extranjeros, incluida una demanda civil iniciada en Estados Unidos por Hatice Cengiz, la prometida turca del periodista asesinado en Turquía.

El asesinato de Khashoggi, un estrecho colaborador del poder saudí que luego se volvió crítico, ocurrió en 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul y convirtió temporalmente al príncipe en un paria en Occidente.

Sus abogados habían dicho que MBS estaba "en la cúspide del gobierno de Arabia Saudita" y, por lo tanto, calificaba para el tipo de inmunidad que los tribunales estadounidenses otorgan a los jefes de Estado extranjeros y otros funcionarios de alto rango.

El gobierno de Estados Unidos tenía hasta el jueves para dar su opinión sobre el tema, si así lo deseaba. Su recomendación no es vinculante para el tribunal.

El documento de la administración Biden añade que "el Departamento de Estado no se pronuncia sobre los méritos de este procedimiento y reitera su condena inequívoca del atroz asesinato de Jamal Khashoggi".

La opinión del gobierno de Biden provocó la furia de Cengiz, así como de los partidarios de su acción, incluidos los representantes de Democracy for the Arab World Now (DAWN), la ONG con sede en Estados Unidos que fundó Khashoggi.

"Jamal murió de nuevo hoy", tuiteó Cengiz. "No fue una decisión que todos esperaban. Pensamos que tal vez habría una luz para la justicia de Estados Unidos. Pero nuevamente, el dinero fue lo primero".

El príncipe Mohamed, quien ha sido el gobernante de facto del reino durante varios años, se desempeñó anteriormente como viceprimer ministro y ministro de Defensa bajo su padre, el rey Salman.

Tras un período de relativo aislamiento, este año fue recibido nuevamente en el escenario mundial, en particular por Biden, quien viajó a Arabia Saudita en julio a pesar de una promesa anterior de convertir al reino en un "paria".

El año pasado, Biden desclasificó un informe de inteligencia que encontró que el MBS había aprobado la operación contra Khashoggi, una afirmación que niegan las autoridades saudíes.

En el caso civil, presentado por Cengiz y DAWN, los demandantes alegan que el príncipe y más de 20 coacusados, "actuando en una conspiración y con premeditación, secuestraron, ataron, drogaron, torturaron y asesinaron" a Khashoggi, columnista de el Washington Post. (Télam)