Los dos sectores en que está dividido el Partido Colorado en Paraguay lograron "una armonía para convivir en el disenso", y eso es lo que "hace grande y diferente" a la fuerza que gobernó Paraguay prácticamente 65 de los últimos 70 años, celebró la jefa de la bancada de diputados de Colorado Añetete, Jazmín Narváez Osorio.

La legisladora, líder del bloque que responde al presidente Mario Abdo Benítez dentro de la Asociación Nacional Republicana (ANR, el nombre oficial del Partido Colorado), admitió que "históricamente" hubo "ese tipo de confrontaciones entre los grupos hegemónicos en el país".

"Estuvieron enfrentados a finales de la década del 40 e inicios del 50, por ejemplo, los rojos de Natalicio González y los demócratas encabezados por Federico Chaves. Luego, durante el gobierno de (Alfredo) Stroessner se produce aquella unidad granítica de Gobierno-Partido Colorado-Fuerzas Armadas que mantuvo durante más de 3 décadas el dominio de la situación política", reseñó.

Pero puso de relieve que "desde las entrañas mismas del Partido Colorado surgió la opción de cambio que encarrila al país a su primera aventura democrática real en 200 años de vida independiente".

Más acá en el tiempo, Narváez citó que "en los primeros años de la incipiente democracia se enfrentaron grupos muy polarizados como lo fueron el argañismo y el wasmosismo en la primera mitad de la década del 90", los sectores que lideraron el exvice Luis María Argaña y el expresidente Juan Carlos Wasmosy, "y luego se da la puja entre el argañismo y el oviedismo (el grupo del exmilitar Lino Oviedo) que produjo la crisis del 99".

Narváez subrayó que estas diferencias internas "no son exclusivas del Partido Colorado, porque también en la primera mitad del siglo XX la puja se daba entre los grupos hegemónicos del Partido Liberal, entre los cívicos y radicales, que tuvieron casi 4 décadas de confrontación por hacerse del poder".

"Actualmente logramos una armonía para convivir en unidad en el disenso, un hecho muy importante que no siempre puede darse y que depende mucho de la grandeza de espíritu de los líderes políticos. Es lo que hace grande y diferente a la ANR", expresó la diputada. (Télam)