El Gobierno de Canadá considera que la visita que hará el papa Francisco a fin de mes, centrada en el pedido de disculpas a los pueblos indígenas por los abusos cometidos en internados cristianos, "es un paso importante" hacia la "sanación y reconciliación" con los sobrevivientes, sus familias y comunidades.

"Nuestro Gobierno cree que una disculpa oficial del Papa, en nombre de la Iglesia Católica Romana y en suelo canadiense, es un paso importante para reconocer el pasado y hacia la sanación y reconciliación con los sobrevivientes de las escuelas residenciales, sus familias y comunidades en Canadá", dijo a Télam el vocero del ministro para las Relaciones con los Indígenas canadiense, Marc Miller.

En 2015, una comisión creada por el Gobierno para investigar los abusos hizo un llamado con 94 puntos para la reconciliación, en los que se explicitó la necesidad de una disculpa del titular de la Iglesia Católica en el país.

"Estamos comprometidos a escuchar a los pueblos indígenas sobre sus prioridades de acción y sus necesidades de cambio, y hemos escuchado alto y claro el significado de tal disculpa", prosiguió Renelle Arsenault, el vocero del ministro Miller.

"No es solo simbólico; respondería al Llamado a la Acción 58 de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, y tiene repercusiones reales y concretas en cómo avanzamos como país", agregó en una consulta desde Roma.

Francisco llegará a Canadá el domingo 24 para iniciar una visita que se extenderá hasta el viernes 29 y durante la que renovará el pedido de disculpas que ya hizo en el Vaticano a representantes de los tres pueblos indígenas del país: Inuit, Métis y Primeras Naciones.

La llegada de Francisco "es un paso importante hacia la rendición de cuentas, la reconciliación y la sanación de los sobrevivientes, las familias y las comunidades que viven los impactos de las políticas discriminatorias hasta el día de hoy", insistió Arsenault.

Sus comentarios estuvieron en línea con los expresados por el premier Justin Trudeau a inicios de abril tras las reuniones que tuvo el Papa en el Vaticano con representantes indígenas.

"La historia de Canadá quedará manchada para siempre por la trágica realidad del sistema de escuelas residenciales. No podemos separar el legado del sistema de escuelas residenciales de las instituciones que lo crearon, mantuvieron y operaron, incluido el gobierno de Canadá y la Iglesia Católica", planteó entonces Trudeau.

Funcionarios de la presidencia del consejo de ministros de Canadá dijeron a Télam que la postura de Trudeau sigue vigente de cara a la llegada de Francisco.

El proceso de reconciliación del Gobierno con los indígenas se da también a través de los asistencia del Gobierno federal, que planea desembolsar 11.000 millones de dólares canadienses (unos 8.500 millones de dólares estadounidenses) en los próximos seis años para programas de reparación y acercamiento a las comunidades indígenas, según datos del último presupuesto.

Así, por ejemplo, el Gobierno desembolsará unos 210 millones de dólares canadienses en los próximos cinco años "para aumentar el apoyo brindado a las comunidades para documentar, ubicar y conmemorar los sitios de entierro en las antiguas escuelas residenciales; apoyar las operaciones y un nuevo edificio para el Centro Nacional de la Verdad y la Reconciliación; y para garantizar la divulgación completa de los documentos federales relacionados con las escuelas residenciales".

Siempre según el Presupuesto 2022, entre las partidas aprobadas están también 190 millones "para el Fondo de Apoyo a las Comunidades Indígenas para ayudar a las comunidades y organizaciones indígenas a mitigar los impactos continuos de la Covid-19". (Télam)