El gobierno de Países Bajos anunció hoy que desde el 25 de este mes exigirá la presentación de un pasaporte de vacunación contra el coronavirus para entrar en bares, restaurantes y actos culturales o deportivos, pero a cambio de ello, relajará las medidas de distanciamiento social aplicadas por la pandemia.

Según anunció el primer ministro, Mark Rutte, a partir del 25 de septiembre para participar en estas actividades se exigirá a todos los mayores de 13 años presentar este certificado sanitario, que disponen las personas vacunadas, o de lo contrario un test negativo reciente.

"Estoy contento de anunciar que a partir del 25 de septiembre abandonaremos la regla de distanciamiento social de 1,5 metros", sostuvo Rutte durante una rueda de prensa.

"Esto permitirá a más personas entrar en un café o restaurante al mismo tiempo. Esto hará posible que los festivales y eventos deportivos se celebren con un aforo completo", añadió.

Rutte destacó que el pasaporte de vacunación "ya estaba siendo utilizado en la mayoría de países de nuestro entorno".

En Francia, uno de los primeros países europeos en hacer un uso extendido del pasaporte Covid-19, esta medida sirvió para acelerar la campaña de vacunación, pero el anuncio del presidente Emmanuel Macron fue el motor de una importante oleada de protestas. (Télam)