Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), aliados del Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, condenaron hoy "enérgicamente" las últimas sanciones aprobadas por la Unión Europea (UE) contra dirigentes del oficialismo venezolano por considerar que "constituyen una clara violación del Derecho Internacional".

Estas naciones remarcaron que las sanciones configuran "una inaceptable aplicación intervencionista que en nada contribuye al desarrollo del pueblo venezolano".

El bloque, en el que figuran entre otros países Bolivia, Cuba y Nicaragua, cree que los castigos impuestos ayer por el Consejo de la UE contra 19 altos funcionarios, jueces, políticos y militares son "medidas coercitivas unilaterales, injerencistas y violatorias del derecho Internacional", según consta en un comunicado citado por la agencia de noticias Europa Press.

Los países del ALBA expresaron su "solidaridad" con Venezuela y exhortaron a la comunidad internacional a rechazar este tipo de medidas que la UE adoptó por considerar que el Gobierno de Maduro "socava la democracia", actitud que fue efusivamente celebrada por el líder opositor, Juan Guaidó.

Al mismo tiempo, se manifestaron "en defensa de los principios del respeto a la soberanía, la libre determinación e independencia de los pueblos".

El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, agradeció en Twitter el gesto de los gobiernos aliados.

"¡Que cesen las pretensiones neo-coloniales europeas!", proclamó el funcionario, que calificó de "anacrónica, intervencionista e injerencista" la iniciativa europea. (Télam)