Stanley Johnson, padre del primer ministro británico, fue acusado hoy de manosear a una exministra del gabinete y a una periodista de un importante diario británico.

Caroline Nokes, quien preside el Comité de Mujeres e Igualdad, dijo que Johnson la había dado una palmada en la cola en 2003, mientras se postulaba para ser diputada por Teignbridge en Devon, mientras que Ailbhe Rea, corresponsal política del New Statesman, apuntó que el padre del premier "la había manoseado en una fiesta en la conferencia conservadora en 2019".

Los comentarios se hicieron durante un panel de discusión entre partidos, organizado por la cadena de televisión Sky News, sobre cómo enfrentar la violencia contra las mujeres tras el asesinato de la joven británica Sarah Everard, secuestrada y asesinada por un agente de la Policía Metropolitana en marzo pasado.

La diputada reveló que hubo parlamentarios varones que le pusieron las manos en la cola en un bar en el Parlamento.

“Puedo recordar a un hombre realmente prominente, en ese momento el candidato conservador para Teignbridge en Devon, dándome una palmada en el trasero tan fuerte como pudo y diciendo: 'Oh, Romsey, tienes un trasero encantador'", recordó la periodista en Twitter refiriéndose al padre del primer ministro.

Después de la entrevista de Nokes, Rea tuiteó que Stanley Johnson también la toqueteó en una fiesta en la conferencia conservadora en 2019.

Click to enlarge
A fallback.

"Estoy agradecida con Caroline Nokes por decir algo que ninguno de nosotros debería tener que soportar, sobre todo de parte del padre del primer ministro", dijo.

Johnson, de 81 años que fracasó en su intento de convertirse en diputado en 2005, le dijo a Sky News que no recordaba nada de Caroline Nokes.

El panel también contó con otras tres parlamentarias de alto nivel que hablaron sobre sus puntos de vista como legisladoras sobre los cambios que se podrían hacer para poner fin al acoso y la violencia sexual.

Las parlamentarias laboristas Jess Phillips y Rosena Allin-Khan, y la parlamentaria conservadora Fay Jones también hablaron sobre sus propias experiencias de acoso sexual.

Tanto Phillips como Allin-Khan describieron haber sido acosadas ​​en sus trabajos anteriores por altos directivos.

Phillips, la ministra laborista en la sombra para la violencia doméstica, dijo que fue agredida por un exjefe en una fiesta.

Downing Street, la residencia del Gobierno británico, se negó, según la emisora a comentar sobre la acusación hecha contra Stanley Johnson.

Mientras que el ministro del Interior, Damian Hinds, dijo que debería haber una investigación sobre el tema "si ese es el curso de acción apropiado". (Télam)