El gobernante Perú Libre, el partido del mandatario Pedro Castillo, presentó un proyecto de reforma constitucional para adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias para finales de marzo de 2023 y terminar el mandato del jefe del Estado en julio del año próximo, mientras otra iniciativa de una fuerza opositora también impulsa el adelantamiento del fin del periodo presidencial.

El primero de los proyectos es de la diputada Pasión Dávila y lleva las firmas de otros siete compañeros de bancada de los 32 que tiene Perú Libre, entre ellos la del vocero del bloque, Waldemar Cerrón, hermano de Vladimir Cerrón, presidente del partido.

Igualmente, Dávila buscó presentar la propuesta como un gesto de defensa hacia Castillo y de cuestionamiento a la oposición.

"Los congresistas no dejan gobernar al presidente. Todos los días sacan denuncias, acusaciones constitucionales, recortes de mandato… Quieren presidir y no desean reconocer que el Congreso también está mal. Entonces, nos vamos todos", afirmó.

Según el diario La República, Dávila insistió en que la iniciativa "no es" por Castillo, sino por los ataques de los congresistas de la oposición.

De acuerdo con las encuestas, “al Congreso lo deplora la gran mayoría de la sociedad”, así que ahora se podrá “debatir y ver qué posición toman las otras bancadas", señaló la legisladora.

El otro proyecto es de la congresista Digna Calle, de Podemos Perú, que también propone que el mandato de Castillo termine el 28 de julio del 2023 y dos días antes el de los parlamentarios.

Este texto indica que Castillo tendrá un plazo de 48 horas para convocar elecciones desde el momento en el que la propuesta fuera aprobada, y que esa compulsa debería ser fijada para finales de marzo de 2023.

Los dos proyectos se dan en medio de una severa crisis que atraviesa el país y las constantes disputas entre el Ejecutivo y el Congreso.

Desde que asumió, hace 9 meses, Castillo debió cambiar tres veces su gabinete y saltear dos iniciativas para que promovían su destitución.

El lunes, Castillo envió al Congreso, como había anunciado la semana anterior, un proyecto de ley de reforma constitucional que autoriza someter a un referendo el eventual llamado a una Asamblea Constituyente que elabore una nueva Constitución, iniciativa rechazada por sectores opositores.

La propuesta encierra un complejo mecanismo porque tiene una cláusula transitoria que habilita a hacer un referendo en coincidencia con las elecciones regionales de octubre y solo en caso de un triunfo del Sí se iniciaría un proceso constituyente, que también sería cerrado con otra consulta popular, en este caso para aprobar o rechazar el nuevo texto. (Télam)