Un hombre fue asesinado hoy en un punto de bloqueo de los sectores de Santa Cruz que reclaman al Gobierno de Bolivia la realización del censo en 2023, pero las autoridades atribuyeron el hecho a un choque entre pandillas sin relación con las protestas.

"Hasta el momento las investigaciones apuntan a que las muertes se deberían a un enfrentamiento entre bloqueadores que serían parte de pandillas", señaló un comunicado, que mencionó más de una víctima fatal porque en principio se creyó que los muertos habían sido dos, aunque uno de los hombres estaba esta tarde en terapia intensiva.

Aunque el choque entre jóvenes fue efectivamente en uno de los bloqueos que los cívicos cruceños montaron como parte del paro por tiempo indeterminado, también la Fiscalía le restó relación política al ataque.

A la madrugada, dos hombres que hacían una vigilia en el barrio Latino de Santa Cruz fueron apuñalados por al menos otros cinco.

Santa Cruz cumple hoy su vigésimo día de paro, que acompaña con bloqueos de rutas y cortes de calles en reclamo de que el Ejecutivo adelante a 2023 el censo que prevé para 2024, porque supone que el relevamiento aumentará sus ingresos fiscales y mejorará su representación legislativa.

Desde Potosí, en tanto, el presidente Luis Arce volvió a instar a la población y al oficialismo a "cerrar filas" frente la "derecha reaccionaria" que busca mostrar que el país está en una "crisis y profundamente dividida".

"Hoy más que nunca, debemos cerrar filas contra todos los intentos de la derecha reaccionaria que valiéndose de uno u otro pretexto y, con la ayuda de los poderosos medios de comunicación, son funcionales y procuran demostrar a Bolivia como un país en crisis y profundamente dividido", sostuvo Arce, según la red Fides.

El mandatario admitió que "el camino trazado no está libre de dificultades y peligros", por lo que juzgó que "hoy más que nunca el pueblo boliviano debe permanecer unido, en la defensa de un gobierno elegido democráticamente y con voto popular".

La fecha del censo mantiene abierta una fuerte polémica en el país y ya obligó a un sinnúmero de reuniones políticas y técnicas, mientras en otros departamentos (Cochabamba, Tarija, Beni, Pando) se suceden también protestas, aunque en ningún caso con la dureza de la cruceña.

Representantes de los comités cívicos de varios departamentos anunciaron una inminente reunión para unificar acciones de protesta, pero ese encuentro no se había llevado a cabo hasta esta tarde.

Por otra parte, bloques opositores en la Asamblea legislativa Plurinacional (APL, parlamento) presentaron un proyecto de ley para que el Censo Nacional se haga en octubre de 2023.

Comunidad Ciudadana (CC) y su líder, el expresidente Carlos Mesa, subrayaron "la necesidad de responder" a las protestas llevadas a cabo en Santa Cruz y otras regiones.

"La presente ley tiene por objeto establecer como fecha de realización del próximo Censo Nacional el miércoles 25 de octubre del año 2023", señala el único artículo del proyecto.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, por su parte, anunció que la Asamblea de la Paceñidad que iba a realizarse mañana se postergará hasta la próxima semana y volvió a reclamar diálogo para resolver el diferendo.

Tras lamentar la tercera muerte desde que se inicio el conflicto, adelantó que "escuchando estos pedidos, vamos a postergar la Asamblea, pero Bolivia necesita encontrar la paz, sentarse, negociar, que la gente vuelva a confiar". (Télam)