La Concertación por un Nuevo País, que agrupa a casi toda la oposición de Paraguay y que irá a las elecciones de 2023 con una fórmula única, sumó hoy al movimiento Republicanos Libres, integrado por excolorados que cuestionan al Gobierno y a la conducción partidaria, una integración simbólica que fortalece al espacio.

Así como anoche en la sede del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) formalizó su entrada a la Concertación la alianza Ñemongetá (Diálogo, en guaraní), que lidera el Frente Guasú, hoy hizo lo propio Republicanos, que encabeza el exsenador Hugo Estigarribia y que firmó su entrada en la sede del Partido Revolucionario Febrerista, informó la Concertación en su cuenta de Twitter.

"Nos convencemos de que no hay manera de cambiar el partido (Colorado) desde adentro y tampoco de proponer mejores candidaturas de representaciones políticas. Está sometido a un grupo empresarial y a un grupo que pretende el poder para seguir con más hechos de corrupción", sostuvo Estigarribia en declaraciones radiales.

El sector se propone ir con fórmula propia a las elecciones internas de diciembre, aunque la Concertación todavía no definió el mecanismo por el que decidirá su binomio para abril del año próximo.

Anoche quedó formalmente dentro de la Concertación el FG, en un acto en el que el expresidente y senador Fernando Lugo celebró el triunfo en Colombia de Gustavo Petro y hasta lo asoció con lo que puede pasar en el país: "Petro ganó con una concertación; es un preludio de lo que va a pasar acá", remarcó.

El nuevo espacio tiene casi una decena de precandidatos: Efraín Alegre, Martín Burt y Hugo Fleitas, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA); Esperanza Martínez, del FG; Kattya González, de Encuentro Nacional; la independiente Soledad Núñez; Euclides Acevedo, de Nueva República; Hugo Portillo, del Partido Demócrata Cristiano; Sebastián Villarejo, de Patria Querida; y probablemente el propio Estigarribia por los excolorados.

Como una de las chances para el espacio es resolver su fórmula en elecciones abiertas, los apoderados del Partido Colorado ya adelantaron que cuestionarán judicialmente el uso eventual de los padrones nacionales.

"Ellos pueden hacer lo que les venga en gana. ¿O acaso le vamos a preguntar qué podemos hacer o qué no?. Para eso está la ley y no es lo que quieren hacer ellos, sino lo que corresponde", afirmó hoy el titular del PLRA, Efraín Alegre, para quien los apoderados del coloradismo son "salvajes, prepotentes y bárbaros".

Para Alegre, nadie puede impedir el uso de los padrones nacionales, porque "el Registro Cívico Permanente (RCP) es público y no es propiedad de un partido". (Télam)