La justicia de Colombia ordenó la detención domiciliaria del gobernador del departamento colombiano de César, Luis Alberto Gnecco, por presuntas irregularidades en la contratación del Plan de Alimentación Escolar (PAE) de esa región en 2015, cuando ocupaba por primera vez ese cargo.

La decisión, “medida de aseguramiento” según el Tribunal Superior de Bogotá, es porque el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Julio Ospino, le imputó los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros agravado y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

El alto tribunal argumentó que el contrato celebrado entre la Gobernación de César y el Consorcio de Alimentación Escolar A Salvo generó un peculado cercano a los 3.000 millones de pesos colombianos (773.000 dólares) porque se presentaron sobrecostos en algunos de los productos alimentarios.

Ospino indicó además que en las investigaciones se identificaron, por lo menos, nueve inconsistencias, entre ellas falta de estudios previos, prepliegos amañados y deficientes y supuestas omisiones de los requisitos de ley en distintas etapas del proceso de contratación, evaluación y liquidación.

Por eso pidió en julio la detención preventiva de Gnecco mientras el proceso avanza, ya que considera que la "recaudación probatoria está en riesgo", según reportó el sitio del diario El Nuevo Siglo.

Gnecco vuelve entonces a los estrados judiciales por presuntas irregularidades en un contrato de alimentación escolar después de que a comienzos de año la Corte Suprema lo absolviera por presunto corrupción al sufragante, y el funcionario volviera al cargo.

Ahora deberá abandonarlo otra vez mientras sigue su investigación por otros presuntos delito de corrupción.

(Télam)