La diputada opositora Pamela Jiles, del Partido Humanista (PH), presentó hoy una iniciativa para un nuevo retiro de ahorros del sistema de pensiones, pero en este caso su nuevo proyecto busca que sea un 100% de los fondos, lo que podría revivir un tema que desató una crisis dentro del oficialismo en el pasado y que, según analistas, fue una de las causas de la derrota electoral del Gobierno el mes pasado.

Jiles, autora de otros proyectos de retiros del 10% del fondo privado de pensiones, comentó que el objetivo de esta iniciativa es “enfrentar la situación generada por el evento del Estado de Excepción Constitucional declarado y sus graves repercusiones económicas”, en referencia a la emergencia decretada por la pandemia de coronavirus.

Además, la diputada detalló que el proyecto de ley permite un retiro máximo de cerca de 40 millones de pesos (más de 55.000 dólares), según consigna CNN Chile.

“Esta iniciativa propone reconocer en la Constitución Política de la República el derecho de propiedad que los afiliados tienen sobre sus fondos previsionales, los que podrán ser retirados de forma excepcional en su totalidad”, argumentó en el proyecto de ley, según reseña la Radio Bio Bio.

La iniciativa de la diputada fue apoyada por parlamentarios de diferentes partidos políticos opositores, y contó con las firmas de legisladores del Partido Demócrata Cristiano, el Partido Socialista, el Partido Por la Democracia y el Partido Regionalista Verde Social.

Este nuevo impulso opositor se da luego de que la más reciente encuesta de Criteria Research mostrara una fuerte caída de la popularidad de Jiles como posible precandidatas presidenciales: bajó del 15 al 4% su apoyo.

Asimismo, el proyecto de ley tiene como trasfondo los resultados de las recientes elecciones para constituyentes, gobernadores y autoridades municipales, que demostraron un fuerte viraje a favor de fuerzas de izquierda e independientes.

Por eso, no es solo Jiles quien pensó en reactivar un tema muy popular en las calles chilenas.

El diputado oficialista Jorge Alessandri, de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI) y miembro de la coalición oficialista, ya había dicho que esta sería una buena idea: "Prefiero que la gente pueda retirar todos sus ahorros antes de que te quiten tu dinero y lo repartan como el Gobierno de turno prefiera”.

En una conferencia de prensa en el Congreso, el parlamentario de la UDI, había planteado este proyecto porque “se está hablando de nacionalizar” el sistema de pensiones y porque, opinó, “este proyecto de sacar el 100% puede tener premios para la gente que ahorra, porque Chile necesita este colchón de la economía para funcionar”.

Este sería, en efecto, el cuarto retiro de la privada Administradora de Fondo de Pensiones (AFP), una iniciativa que ha planteado la oposición en la Cámara de Diputados, donde tiene mayoría, como medida para ayudar a las familias más afectadas por la pandemia y por los decretos de cuarentenas.

La iniciativa de Jiles, que no es la primera ya que fue la autora del segundo y tercer retiro, es probable que genere una nueva crisis al interior de la coalición oficialista Chile Vamos.

Pese a la tajante negativa del Gobierno de Sebastián Piñera y sus esfuerzos institucionales por evitarlos, los anteriores retiros de fondos terminaron siendo aprobados con votos de parlamentarios derechistas del oficialismo que, incluso, han reiterado al Gobierno la necesidad de ser más expeditos con las ayudas sociales.

El Gobierno sufrió una dura derrota en el tercer retiro, cuando llevó la iniciativa al Tribunal Constitucional (TC) para que se declarara inconstitucional, una apuesta que terminó fracasando.

En su reciente discurso de Cuenta Pública, cuando reconoció errores y asumió la derrota en las urnas, Piñera pidió perdón por lo tardío del envío de ayudas sociales a los más afectados por la pandemia.

"Muchas personas han sentido rabia y frustración por no siempre recibir las ayudas que necesitaban en el momento oportuno y a ellos les pedimos perdón”, dijo el mandatario.

No está claro, si este gesto significará ahora un cambio de posición sobre los retiros de los fondos de pensiones. (Télam)