El coordinador humanitario de la ONU en Afganistán, Ramiz Alakbarov, alertó hoy que la ayuda alimentaria, actualmente esencial para la supervivencia de cientos de miles de personas, podría agotarse en el país en el próximo mes, un nuevo dato que se suma al tenso contexto político y difícil situación económica que se profundizó desde que el movimiento islamista talibán retornó al poder hace tres semanas y Estados Unidos y sus aliados abandonaron el territorio.

"Es extremadamente importante que evitemos que Afganistán caiga en una nueva catástrofe humanitaria, tomando las medidas necesarias para proporcionar los elementos esenciales que este país necesita en este momento, y que consisten en apoyar los servicios de alimentación, salud y protección, así como los artículos no alimentarios, a aquellos que se encuentran en situación de extrema necesidad", pidió Alakbarov desde la capital afgana, Kabul.

El alerta del funcionario de la ONU se conoce cuando las potencias occidentales, principalmente, se debaten si deben o no mantener la ayuda humanitaria y de desarrollo con el país, luego que los talibanes retomaran el poder y declararan un nuevo régimen islamista.

Algunas organizaciones humanitarias occidentales ya suspendieron su ayuda y operaciones en Afganistán.

Sin embargo, la ONU siguió ingresando ayuda.

En los últimos días, envió suministros médicos al aeropuerto de Mazar-e Sharif, mientras que unas 600 toneladas métricas de alimentos fueron entregadas por camiones que llegaron a la frontera desde Pakistán. Los equipos de la organización también han proporcionado a las comunidades acceso a agua y saneamiento, así como servicios de protección, incluso a unos 800 niños en el aeropuerto de Kabul, según la agencia de noticias Europa Press.

"Necesitamos al menos 200 millones de dólares (unos 169.000 euros) sólo para el sector alimentario", pidió Alakbarov y alertó que aunque "dos grandes Estados miembros" de la ONU ya comprometieron su apoyo financiero, esto "aún no será suficiente" para cubrir la demanda a finales de septiembre.

Por eso, la ONU hará un pedido urgente en los próximos días para que los Estados miembros aumenten sus aportes para el país. Según los números de Naciones Unidas, unos 18 millones de personas, es decir alrededor de la mitad de la población, dependen actualmente de la ayuda de emergencia de esta organización o de otras para satisfacer sus necesidades básicas.

A principio de año, la ONU ya había intentado recaudar 1.300 millones de dólares para Afganistán, pero hasta ahora solo consiguió un poco menos de 400 millones.

Actualmente, la ONU y las organizaciones que funcionan como sus socios humanitarios tienen acceso y están trabajando en la mayoría del territorio afgano: 394 de los 403 distritos. (Télam)