Ningún niño ucraniano debería ser adoptado en Rusia porque "no pueden ser considerados huérfanos" durante una emergencia humanitaria, declaró hoy Unicef, el organismo para la infancia de la ONU, en momentos en que se presume que varios miles de menores fueron trasladados a territorio ruso tras la invasión de Ucrania.

"Siempre insistimos en que ningún niño sea ofrecido en adopción durante un conflicto" porque la ONU favorece el regreso con sus familias, declaró la directora de la Oficina Regional para Europa de Unicef y Asia Central, Afshan Khan.

"Cualquier decisión de trasladar a un niño debe basarse en su interés superior y cualquier movimiento debe ser voluntario" y con el acuerdo de la familia, agregó, informó la agencia de noticias AFP.

"Reafirmamos, en particular a la Federación Rusa, que la adopción nunca debe darse durante o inmediatamente después de una emergencia" humanitaria, porque los niños que son separados de sus familias "no pueden ser considerados huérfanos", insistió Khan, quien acaba de regresar de una estadía en Ucrania.

En cuanto a los niños "que han sido enviados a Rusia, estamos trabajando estrechamente con mediadores y redes para ver cómo podemos documentar mejor sus casos", añadió, sin dar cifras actualizadas sobre ellos.

La titular de la Unicef aclaró que no tienen acceso a los niños "más allá de las fronteras de la Federación Rusa", pues es algo que debe hacerse con el acuerdo del Gobierno ruso.

En marzo último, la ONU expresó su preocupación por el riesgo de adopciones forzadas de niños ucranianos, en particular de unos 100.000 no necesariamente huérfanos y cerca de la mitad discapacitados, en instituciones o internados, muchos de los cuales se ubican en el este del país. (Télam)