Casi uno de cada cuatro solicitantes de asilo de un grupo que se enfrenta a ser deportado del Reino Unido a Ruanda, en virtud de un polémico pacto migratorio, están casados y una quinta parte tiene hijos, advirtió hoy una organización.

El acuerdo anunciado en abril de 2022 por el Gobierno británico para enviar a Ruanda a solicitantes de asilo que ingresen ilegalmente al Reino Unido causó indignación desde políticos de la oposición y organizaciones benéficas hasta la Iglesia de Inglaterra.

Las autoridades británicas sostienen que la política apunta a hombres solteros, que desalentará el contrabando de personas y debería, con el tiempo, cerrar las rutas de inmigrantes ilegales, como el Canal de la Mancha entre Francia y Gran Bretaña.

La organización de ayuda a solicitantes de asilo franco-británica Care4Calais dijo que estaba dando asistencia legal a 213 solicitantes de asilo que desde agosto de 2022 han recibido notificaciones del Gobierno británico de que serán deportados a Ruanda.

Pese a que el Gobierno británico afirma que la política apunta a hombres solteros, el 38,5% de esas 213 personas están casadas y alrededor del 20% tiene hijos, dijo Care4Calais.

Además, la mayoría de ellas provienen de países cuyos ciudadanos obtienen el estatus de refugiado en el Reino Unido en grandes proporciones, de entre el 82% y el 98% de los casos.

A su vez, algunos de ellos se identificaron como LGBTQ+, aunque Ruanda es un país del que las personas que huyen de la persecución por su orientación sexual pueden solicitar asilo en el Reino Unido.

La organización también informó que el 66 % de esos solicitantes de asilo le dijeron que habían sido torturados en su país o en su viaje al Reino Unido, y denunciaron violencia física, incluidas puñaladas, violaciones y trabajos forzados.

Una mujer denunció haber sido víctima de mutilación genital, dijo.

"Las personas que han sufrido los horrores de la guerra, la tortura y los abusos contra los derechos humanos no deberían enfrentarse al inmenso trauma de la deportación, a un futuro en el que no podemos garantizar su seguridad", dijo Care4Calais.

La investigación contradice las afirmaciones hechas por la exministra del Interior Priti Patel, quien creó el esquema para disuadir a las personas de cruzar el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones.

Patel dijo en su momento que no se trataba de "genuinos solicitantes de asilo" y que "mujeres y niños estarían en riesgo".

El director de la ONG Together With Refugees (Junto con los Refugiados), Stephen Hale, dijo que esta investigación demuestra que los solicitantes de asilo amenazados con la deportación son personas reales, huyendo de la persecución y los conflictos, que esperan encontrar seguridad en el Reino Unido.

"Muchos tienen familias, están casados y tienen hijos. Se les negaría una vida segura si se les deportara a Ruanda", afirmó.

Un récord de casi 46.000 migrantes cruzaron el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones en 2022, de los cuales 1.295 llegaron en un solo día, según cifras oficiales del Gobierno. (Télam)