Estados Unidos registró un apabullante récord mundial de más de 1 millón de casos de coronavirus en las últimas 24 horas, en medio de la vertiginosa propagación de la variante Ómicron del virus que también impulsó números históricos en varios países de Europa y Oceanía, una situación que para la Organización Mundial de la Salud (OMS) podría generar nuevas cepas más peligrosas incluso pese a la vacunación.

Con más de 1.080.211 nuevos casos en las últimas 24 horas, Estados Unidos batió un récord mundial de contagios en medio de la rápida transmisión de Ómicron, informó hoy la Universidad Johns Hopkins.

Además, hubo 1.688 fallecidos por Covid-19 en el país, un día después de que Anthony Fauci, principal consejero del Gobierno en esta pandemia, declarara que el aumento de casos en Estados Unidos era "casi vertical".

Sin embargo, gracias a la inmunización, las tasas de mortalidad y hospitalización son mucho más bajas en esta ola que en las anteriores, algo que se repite también en otras partes del globo.

Otro país que también tuvo un salto en los contagios fue el Reino Unido.

En las últimas 24 horas el país registró otros 218.724, un nuevo récord, informó el Ministerio de Salud británico.

Click to enlarge
A fallback.

En medio de indicios de que Ómicron da lugar a cuadros clínicos más leves que otras variantes entre las personas inoculadas, el Gobierno británico cree que el uso de tapabocas, el teletrabajo y un certificado de vacunación para asistir a eventos masivos son suficientes.

“En este momento, no vemos ningún dato que sugiera que poner más restricciones sea el enfoque correcto, dado que sabemos que es importante lograr el correcto equilibrio entre vidas e ingresos", dijo hoy en Londres el vocero del premier, Max Blain, informó la cadena BBC.

Sin embargo, varios hospitales en Inglaterra se declararon en emergencia debido al incremento en las internaciones y la gran cantidad de personal que se encuentra en cuarentena tras dar positivo o haber sido contacto estrecho.

“Las hospitalizaciones siguen aumentando en general en todo el país y es posible que veamos niveles altos durante algunas semanas", subrayó el epidemiólogo matemático del Imperial College de Londres Neil Ferguson, en declaraciones a BBC.

Por su parte, Francia también registró un nuevo récord de contagios desde el inicio de la pandemia.

“Hoy la cartera sanitaria anunciará probablemente cerca de 300.000 contaminaciones en 24 horas", declaró hoy el ministro de Salud, Oliver Véran, ante la Cámara baja durante la sesión de preguntas al gabinete.

Esta suba de casos también comienza a tensar la situación de los hospitales, con más de 2.000 internaciones en un solo día, advirtieron ayer las autoridades sanitarias.

Además, la tasa de positivos está actualmente por encima del 15%, cerca de los récords del otoño europeo de 2020.

Otro país de Europa que registró un récord de casos es Italia.

El Ministerio de Salud italiano informó hoy 170.844 nuevos casos de coronavirus y 259 personas fallecidas en las últimas 24 horas.

Desde ayer, 10 de las 20 regiones italianas quedaron catalogadas como "zona amarilla" ante el avance de la variante Ómicron, en donde deberá utilizarse de forma obligatoria tapabocas al aire libre.

Asimismo, desde el 10 de enero solo las personas inmunizadas o recuperadas de la enfermedad podrán viajar en transporte público, consumir en restaurantes o alojarse en hoteles.

Por su parte, Suecia también registró un nuevo pico de contagios de Covid-19 desde que comenzó la pandemia. La Agencia Nacional de Salud informó un récord de casos con 11.507 personas infectadas.

En la misma jornada en que se conocieron estos datos, el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia también dieron positivos de coronavirus.

“El rey y la reina, que están completamente vacunados con tres inyecciones, tienen síntomas leves y se sienten bien dadas las circunstancias", informó el palacio en un comunicado citado por la agencia de noticias DPA.

Sin embargo, los récords de contagios no solo se dan en Europa y Estados Unidos.

Australia informó hoy casi 50.000 contagios de coronavirus, una cifra récord para el país más grande y poblado de Oceanía.

"El número de casos continúa subiendo, son números que no habíamos visto en Australia", afirmó la subdirectora médica Sonya Bennett, informó la agencia de noticias AFP.

La escalada de estos casos, impulsados también por la variante Ómicron, generó que en el país se atiendan a 2.362 personas por coronavirus, casi el doble de una semana antes.

Australia había logrado suprimir casi por completo las infecciones durante gran parte de la pandemia mediante cierres de frontera y una campaña agresiva de pruebas y trazado, algo que no pudo sostener mediante la anterior oleada de contagios provocada por la variante Delta.

Además, en Filipinas los contagios diarios alcanzaron el nivel más alto en dos meses.

Las autoridades alertaron de un incremento en los próximos días tras la detección de varios casos de la variante Ómicron y, por ese motivo, el Gobierno filipino extenderá a partir de mañana restricciones de aforos en actividades que impactarán a 11 millones de personas radicadas cerca de Manila, la capital del país.

Este escenario de aumento de las tasas de infección en todo el mundo preocupa a la OMS, que advirtió hoy sobre la posibilidad de nuevas cepas más peligrosas.

"Cuanto más se extienda Ómicron, más se transmite y más se replica y más probabilidades tiene de generar una nueva variante", dijo la responsable de emergencias de la OMS, Catherine Smallwood. (Télam)