El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua confirmó hoy oficialmente que serán seis las fórmulas que competirán en noviembre por la presidencia y la vicepresidencia del país, una de ellas la oficialista que encabeza Daniel Ortega, que irá por su quinto mandato, cuarto consecutivo.

En La Gaceta Diario Oficial, el CSE dio cuenta de la "Publicación definitiva de candidatos a las elecciones generales de 2021", porque ya finalizó el plazo de impugnaciones y recursos contra las candidaturas.

Tal como se especulaba, quedaron habilitados el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el Partido Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), la Alianza por la República (APRE) y el Partido Liberal Independiente (PLI).

Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, reeditan la fórmula presidencial por el oficialista FSLN.

Los demás binomios son Walter Espinoza-Mayra Argüello (PLC), Guillermo Osorno-Violeta Martínez (CCN), Marcelo Montiel-Jennyfer Espinoza (ALN), Gerson Gutiérrez-Claudia Romero (APRE) y Mauricio Orúe-Zobeyda Rodríguez (PLI).

Por la última reforma a la Ley Electoral las fórmulas presidenciales tienen que estar integrada por un hombre y una mujer, y en estos seis casos la mujer es escolta.

A la Alianza Ciudadanos por la Libertad (liderada por el partido Ciudadanos por la Libertad), que se perfilaba como la formación opositora con mayor chance de enfrentar al oficialismo el CSE le canceló la personería jurídica el 6 de agosto, por pedido del también opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) "por violar constantemente la Ley Electoral".

El primer domingo de noviembre unos 4.700.000 nicaragüenses están convocados a votar en los comicios generales por la fórmula presidencial, 92 diputados a la Asamblea Nacional (legislativo) y 20 al Parlamento Centroamericano.

La campaña se da en medio de una ola de detenciones a dirigentes opositores –entre ellos siete que tenían pretensiones presidenciales- que generó el rechazo de la OEA y la Unión Europea, y de organizaciones humanitarias como Aministía y HRW.

Se descuenta que el oficialismo ganará con holgura y que Ortega –que ya es el presidente con más tiempo en el poder en la historia del país- logrará otro quinquenio.

Poco antes de los arrestos de opositores, periodistas y dirigentes de ONGs, el Consejo ya había cancelado las personerías de los partidos Conservador y para la Restauración Democrática.

El sistema electoral prevé una improbable segunda vuelta, evitable si el ganador alcanza el 45% de los votos o un mínimo de 35% y 5 puntos de diferencia con el segundo. Quien gane empezará su mandato el 10 de enero, y un día antes asumirán los nuevos legisladores.

(Télam)