Un hombre armado mató a ocho personas e hirió a varias más antes de suicidarse en una planta de la empresa de correos Federal Express (FedEx) cerca del aeropuerto de Indianápolis, en el este de Estados Unidos, informó hoy la policía.

Cinco personas fueron hospitalizadas después del hecho, una de ellas con heridas graves, mientras otras dos fueron tratadas y dadas de alta, agregó la portavoz policial Genae Cook.

Un vocero de Fedex dijo que su planta fue escenario del tiroteo, que entre los fallecidos figuran trabajadores de esa empresa y que está colaborando con las autoridades.

Un hombre que trabaja en la planta dijo a un canal de televisión local que vio al individuo armado cuando empezó a disparar.

"Vi al individuo con un subfusil, o un rifle automático, y empezó a disparar al aire libre. De inmediato me agaché, tenía miedo" dijo Jeremiah Miller, citado por la agencia de noticias AFP.

Según la portavoz de la policía, el atacante se suicidó.

El tirador no fue identificado de inmediato y los investigadores se encuentran en proceso de realizar entrevistas y recopilar información.

Se trata del último de una serie de tiroteos masivos que esta semana tuvieron como escenario una escuela en el estado sureño de Tennesee y un edificio de oficinas en Los Ángeles, California.

Timothy Boillat, otro empleado de la planta en la que trabajan unas 4-000 personas, dijo al canal de TV WISH que fue testigo del tiroteo y que vio a unos 30 vehículos de policía llegar al lugar.

"Tras escuchar los disparos vi un cuerpo en el piso", señaló. "Afortunadamente estaba lo suficientemente lejos y [el agresor] no me vio", agregó.

El presidente Joe Biden anunció este mes seis medidas para contener lo que calificó como "epidemia" de violencia causada por las armas de fuego en el país. 

El mandatario presentó un plan limitado para prevenir la propagación de las llamadas "armas fantasma", de fabricación artesanal, a veces con impresoras 3D, que son imposibles de rastrear en caso de ser utilizadas en un crimen.

También propuso aumentar las regulaciones para los soportes de brazo diseñados para estabilizar el arma, un dispositivo usado por el sospechoso de matar a una decena de personas el mes pasado en un supermercado de Colorado.

Biden indicó que sus propuestas son solo un punto de inicio y llamó al Congreso a legislar para lograr medidas como el control de antecedentes y terminar con la venta de fusiles de asalto que muchas veces son el arma utilizada en los tiroteos masivos. (Télam)