Un obispo de Nicaragua critico del Gobierno del presidente Daniel Ortega denunció el cierre de seis estaciones de radio de su diócesis en la norteña región de Matagalpa por supuestas irregularidades.

El obispo Rolando Álvarez dijo que había recibido una carta de la agencia estatal de telecomunicaciones, Telcor, informándole del cierre, una medida que calificó de "injusta", e instó al director del ente regulador a demostrar sus acusaciones.

"Hoy Telcor prácticamente nos ha cancelado todas las radios de nuestra diócesis” de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, denunció Álvarez en su homilía de la misa de ayer, transmitida por las redes sociales.

Las emisoras afectadas son Radio Hermanos, Radio Nuestra Señora de Lourdes, Radio Nuestra Señora de Fátima, Radio Alliens, Radio Monte Carmelo, y Radio San José, que operan en municipios del norte de Nicaragua.

La clausura de estos medios se suma a la suspensión, en junio, del canal de televisión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), ocurrido en medio de las tensas relaciones que la Iglesia católica mantiene con el Gobierno desde una ola de protestas opositoras en 2018.

Las autoridades informaron que las emisoras católicas de Matagalpa debían dejar de funcionar porque sus licencias de operación no estaban vigentes, según Álvarez, quien rechazó el argumento y pidió reconsiderar la medida.

Adujo que si hubo algún error en la tramitación de los documentos, lo rectificarán, pero que, si no es así, las autoridades "tengan el coraje de decir que ellos se equivocaron, o que ellos quieren a propósito cerrar nuestros medios de comunicación", informó la agencia de noticias AFP.

Álvarez también denunció que la casa parroquial de Sebaco, a unos 100 kilómetros de Managua y donde funciona una de las estaciones de radio, fue ocupada por la policía.

“Queremos dejar en claro que si tocan a uno de nuestros sacerdotes, tocan a toda la diócesis”, advirtió la diócesis de Matagalpa en un comunicado en el que informó que el párroco Uriel Vallejos estaba dentro de la casa.

Vallejos, por su parte, llamó a los fieles a acudir a la casa parroquial para protegerlo.

“Estoy siendo sitiado; la policía rompió los candados de la capilla para entrar donde está el equipo (de radio) para llevarlo. La policía está atacando a los fieles que están dentro de la escuela (al lado)”, aseguró.

Telcor no se ha pronunciado sobre el reclamo del obispo, quien ha cuestionado la conducción política del Gobierno de Ortega, un exguerrillero que lideró una revolución que derrocó a una dictadura apoyada por Estados Unidos y que gobierna desde 2007.

En mayo pasado, Álvarez denunció hostigamiento policial tras acusar al Gobierno de querer tener "una iglesia muda".

Las tensiones entre la Iglesia Católica y el Gobierno surgieron en 2018, cuando los templos dieron refugio a manifestantes heridos en protestas que estallaron ese año contra el mandatario.

Entre 2018 y 2019, la iglesia intentó también mediar un dialogo entre el Gobierno y la oposición, pero no tuvo éxito.

El Gobierno ha atribuido las manifestaciones a un fallido golpe de Estado promovido por la oposición con el apoyo de Washington, en el cual dice que los obispos fueron cómplices.

En marzo pasado, el Vaticano informó que el Gobierno de Nicaragua retiró el beneplácito para permanecer en el país a su nuncio en Managua desde 2018, Waldemar  Sommertag. (Télam)