Funcionarios de Cuba y Estados Unidos volvieron a sentarse hoy para conversar cuestiones migratorias, otra vez en La Habana, en el segundo encuentro bilateral en apenas una semana.

Las delegaciones de ambos países estuvieron encabezadas por el vicecanciller de la isla, Carlos Fernández de Cossío, y la subsecretaria adjunta del Departamento de Estado de EEUU, Emily Mendrala, junto a quienes estuvieron representantes de las autoridades migratorias y de las Tropas Guardafronteras de Cuba y de varias agencias homólogas del Gobierno estadounidense.

"La celebración en La Habana de conversaciones migratorias entre #Cuba y #EEUU se corresponde con el compromiso mutuo de promover la migración ordenada, legal y segura", destacó en su cuenta de la red Twitter el canciller isleño, Bruno Rodríguez.

El encuentro se dio después de que Estados Unidos anunciara la semana pasada que el 4 de enero retomará el procesamiento completo de visas para inmigrantes en su consulado de La Habana, suspendido desde 2017 por los supuestos ataques sónicos a diplomáticos y funcionarios de la embajada.

Además, surge en momentos que Cuba enfrenta un fuerte éxodo migratorio en medio de su peor crisis económica en 30 años, agravada por la pandemia de covid-19 –que recortó a un piso mínimo la llegada de turistas- y el endurecimiento del embargo económico estadounidense.

Una cifra récord de 224.000 cubanos entró de manera irregular a Estados Unidos en el último año fiscal, según datos en octubre de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, una cifra muy encima de los 39.000 del año anterior.

Los servicios consulares de Estados Unidos en La Habana empezaron a reactivarse de manera "paulatina" y "limitada" en mayo pasado.

Desde entonces, una gran cantidad de cubanos debió viajar a un tercer país para poder hacer su trámite de visado para Estados Unidos, lo que supone un alto gasto de recursos.

Cuba reclama la entrega de las 20.000 visas anuales a las que Estados Unidos está comprometido en base a los acuerdos migratorios asumidos por ambos países en 1994, reportaron las agencias AFP, Prensa Latina y Sputnik.

El miércoles pasado ya se habían reunido en La Habana funcionarios de los dos países, y Fernández de Cossío subrayó entonces la importancia de la reanudación de los servicios migratorios y consulares en la embajada estadounidense.

El encuentro en la capital de la isla caribeña dio seguimiento a la primera ronda de negociaciones sobre el tema desde 2017 que se desarrolló en Washington en abril de este año. (Télam)