El nuevo delegado del Gobierno de Chile para los asuntos de la macrozona sur del país, Pablo Urquízar, se reunió con los líderes de las comunidades mapuche, con los que el Estado chileno mantiene un centenario conflicto, en su primer viaje a la zona desde que accedió al cargo.

Urquízar, exjefe de Gabinete del Ministerio de Defensa, fue designado para el puesto tras la dimisión de Cristián Barra, que realizó una serie de declaraciones críticas con las Fuerzas Armadas y su papel en el conflicto de "La Araucanía", la región en el sur del país que los mapuche, tanto en Chile como Argentina, denominan "Wallmapu".

El delegado aterrizó en la región donde se celebró el primer encuentro, acompañado por la Policía del departamento, jefes de Carabineros y altos cargos de las Fuerzas Armadas, entre otros.

Además, sostuvo dos reuniones con los líderes mapuches en la región de Biobío, según informaciones del diario La Tercera.

A la cita acudió también el gobernador de la provincia de Arauco, Óscar Muñoz, y el coordinador regional de seguridad de Biobío, Roberto Coloma.

Durante el encuentro, los representantes de la comunidad mapuche le transmitieron sus principales quejas: persecución constante y falta de las ayudas necesarias por parte del Estado para protegerse.

Los dirigentes señalaron que existe una profunda falta de seguridad que les impide trabajar y tener las mismas oportunidades que el resto de los chilenos.

"Estuve en Arauco con gente y comunidades mapuche de Tirúa y Quidico, víctimas de la violencia en donde lo que piden es algo básico: seguridad, la presencia del Estado y oportunidades para trabajar y emprender. También me he reunido con agricultores y gremios de La Araucanía, y las demandas son en lo esencial las mismas", dijo Urquízar.

La designación del nuevo delegado es resistida por algunos dirigentes mapuche, entre ellos Jorge Huenchullan, werkén (autoridad tradicional y mensajero del pueblo mapuche) en la localidad de Temucuicui, 600 kilómetros al sur de Santiago, quien declaró que Urquiza representa "la continuidad del show político, de la inoperancia".

"En realidad, para nosotros que cambien 10 veces delegados para la macrozona es un título que no tiene nada que ver con las reivindicaciones mapuches, puesto que ellos no van a ser los encargados de resolver los problemas de fondo de las comunidades movilizadas" agregó.

"Lo que viene es un coordinador de las policías, la persecución de mapuches, el encarcelamiento de mapuches, y con eso van a apagar el fuego con bencina (nafta)", manifestó.

Se espera que hoy Urquízar esté de vuelta en la capital del país, donde deberá informar al Presidente Sebastián Piñera sobre su primera gira a la zona de conflicto. (Télam)