Estados Unidos y China tensaron aún más sus relaciones luego de que el Gobierno de Joe Biden bloqueara el acceso a la tecnología de su país para los investigadores y fabricantes del gigante asiático, que, según el Departamento de Comercio, construyen "supercomputadoras utilizadas por el ejército".

El Ejecutivo chino criticó hoy las restricciones del presidente Biden al acceso a la tecnología para sus desarrolladores de las denominadas "supercomputadoras".

Beijing subrayó además que las sanciones "solo fortalecen la determinación de China" de inventar la suya propia.

Las sanciones anunciadas en las últimas horas por el mandatario demócrata van en consonancia con la línea dura adoptada por su predecesor republicano, Donald Trump, hacia las industrias tecnológicas chinas que Estados Unidos considera amenazas potenciales.

Las sanciones se aplicaron a los Centros Nacionales de Supercomputación en las ciudades de Jinan, Shenzhen, Wuxi y Zhengzhou, Tecnología de la Información Tianjin Phytium, Centro de Diseño de Circuitos Integrados de Alto Rendimiento de Shanghai y Sunway Microelectronics.

Además, los reguladores de telecomunicaciones norteamericanos están en proceso de despojar a tres operadores de telefonía chinos del derecho a operar en Estados Unidos, consignó la agencia de noticias ANSA.

La medida se suma al conflicto sobre los planes industriales del gobernante Partido Comunista chino, el acceso a la tecnología estadounidense y las acusaciones de ataques informáticos y robo de secretos comerciales.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, acusó a Estados Unidos de hacer un mal uso de las advertencias de seguridad falsas para "reprimir maliciosamente" la industria china.

"La contención y represión por parte de Estados Unidos no puede detener el ritmo del progreso científico y tecnológico de China, sino que solo fortalecerá la determinación y la voluntad de innovar de forma independiente", expuso Zhao.

El alto funcionario aseguró que Estados Unidos ya estuvo implementado un bloqueo técnico hacia China en el campo de las supercomputadoras y sin embargo nuestro país aún lidera el mundo debido a la innovación independiente".

Las nuevas reprimendas bloquean el acceso a la tecnología estadounidense para investigadores y fabricantes que construyen "supercomputadoras" presuntamente utilizadas por el ejército chino en el desarrollo de armas, aviones y misiles.

Si bien Biden dijo que quiere mejores relaciones, no dio indicios de que revocará las sanciones impuestas por Trump a China a equipos de telecomunicaciones Huawei y a otras compañías.

La respuesta del Partido Comunista fue que acelerar los esfuerzos para transformar a China en una "potencia tecnológica" autosuficiente será la principal prioridad económica de este año.

Las supercomputadoras chinas han establecido récords de velocidad, pero utilizan chips de procesador y otro hardware suministrados por Estados Unidos. (Télam)