Colombia vivía hoy una nueva jornada de movilización social convocada por el Comité Nacional del Paro (CNP), como parte de las protestas que lidera desde el pasado 28 de abril contra medidas antipopulares impulsadas por el Gobierno derechista del presidente Iván Duque y la histórica desigualdad del país.

"Convocamos a una gran movilización pacífica, todas y todos a la calle, con nuestra bandera y la cacerola, con estricto cumplimiento de las normas de bioseguridad", anunció el CNP en un comunicado que fue reproducido en redes sociales desde el domingo.

Los organizadores llamaron a los manifestantes a participar en las principales ciudades del país de la denominada "marcha del millón", con el objetivo de reunir ese número de personas en las protestas.

Las manifestaciones transcurren de forma pacífica, aunque se registran bloqueos de vías y movilidad reducida en ciudades como San Gil, Bucaramanga, Barranquilla y en algunas zonas de Bogotá, donde las marchas comenzaron en el Parque Nacional y prevén aglutinarse en la céntrica Plaza de Bolívar, en torno a la cual están las sedes de los poderes Legislativo y Judicial, y a metros de la sede del Gobierno.

Mientras, la Alcaldía de Cali, una de las ciudades más afectadas por actos de vandalismo ajenos a la protesta pacífica, anunció que si se llegan a presentar disturbios, estos serán atendidos por la Policía y no por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuyo retiro piden los descontentos.

"No sacar el Esmad hoy, permitir las movilizaciones ciudadanas en paz. Cambiar el curso de los acontecimientos para superar la barbarie y acelerar la negociación de un pacto social", escribió en Twitter el excandidato presidencial y senador de izquierda Gustavo Petro, uno de los principales opositores del Gobierno y promotor de las manifestaciones.

Colombia cumple hoy 22 días de paro nacional en rechazo a la radicación en el Congreso de una polémica reforma fiscal impulsada por el Gobierno y luego retirada ante la presión de las movilizaciones.

Al menos 50 personas murieron durante las protestas, la mayoría a manos de efectivos de la fuerza pública, y casi 600 fueron heridas, de las cuales al menos 37 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la policía, según denuncias de organizaciones defensoras de derechos humanos.

Además, se detuvo de manera arbitraria al menos a 1.430 personas, se cometió violencia sexual contra 21 mujeres y hay más de 520 personas reportadas como desaparecidas, reportaron medios locales y la agencia de noticias Sputnik.

En tanto, los últimos datos difundidos por la Defensoría del Pueblo dieron cuenta de 42 personas muertas durante las protestas, 41 civiles y un integrante de la policía.

Ante tales abusos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y organizaciones de derechos humanos, entre otros, han denunciado ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía.

Incluso el papa Francisco se involucró en el tema reclamando por el fin de los abusos policiales y rezando por la reinstauración de la paz (Télam)