Noruega convocó hoy al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos para expresarle formalmente que considera "Inaceptable e innecesario" el espionaje contra responsables de cuatro países europeos aliados, según reveló días atrás una investigación periodística.

"Me siento satisfecha de que los estadounidenses nos hayan indicado claramente que cambiaron su política en 2014 respecto a la vigilancia de los aliados, y que quieran cooperar con nosotros y con otros", explicó la primera ministra noruega, Erna Solberg, citada por la agencia de noticias NTB.

Sin embargo, el ministro de Defensa, Frank Bakke-Jensen, indicó en Twitter: "les dijimos claramente que espiar a aliados es inaceptable e innecesario".

La embajada estadounidense carece por el momento de embajador, su encargado de negocios es Richard Riley.

La televisión pública danesa Danmarks Radio (DR) publicó junto a varios medios europeos que Estados Unidos utilizó instalaciones danesas al menos hasta 2014 para poder escuchar a varios altos dirigentes de cuatro países, Alemania, Suecia, Noruega y Francia, entre ellos la primera ministra germana, Angela Merkel.

Estos informes sobre espionaje a aliados surgieron desde el caso Edward Snowden, ex empleado de la CIA y de la NSA, que en 2013 hizo públicos documentos clasificados de la última agencia, incluyendo programas de vigilancia masiva.

Tras estas últimas revelaciones, Alemania y Francia exigieron el lunes explicaciones a Estados Unidos y Dinamarca sobre las acusaciones de que sus servicios de inteligencia espiaron a responsables políticos europeos, en un nuevo y tenso episodio de escuchas entre aliados.

“Hemos pedido a nuestros socios daneses y estadounidenses que aporten toda la información sobre estas revelaciones y sobre los acontecimientos pasados, y estamos esperando respuestas", indicó a principios de semana el mandatario galo Emmanuel Macron al término de un consejo de ministros franco-alemán.

“No es aceptable entre aliados, ni mucho menos entre aliados y socios europeos", criticó Macron.

Según DR, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) tuvo acceso a SMS, llamadas telefónicas y actividades a través de Internet, lo que incluye búsquedas, chats y servicios de mensajería de los funcionarios espiados, entre los cuales figura también el ministro de Relaciones Exteriores alemán de la época, Frank-Walter Steinmeier.

Este caso arroja nueva luz sobre la destitución en agosto de 2020 del jefe de inteligencia danés, Lars Findsen, de su antecesor, Thomas Ahrenkiel -a quien se le había prometido el cargo de embajador en Berlín- y de otros tres agentes.

La razón precisa de la separación de sus cargos nunca se hizo pública, pero el Gobierno les reprochó haber "escondido informaciones esenciales y cruciales" y además de "proporcionar información incorrecta" sobre la obtenida entre 2014 y 2020. (Télam)