Dieciseis niños venezolanos migrantes, que habían sido deportados por las autoridades judiciales de Trinidad y Tobago junto con un número no confirmado de adultos y por cuya suerte se temía tras haberse perdido su paradero, fueron hallados en buenas condiciones de salud en el parque nacional Mariusa, en el delta del río Orinoco, en territorio venezolano, confirmó este mediodía el diario 2001.

"A propósito de las informaciones que se acumulan en las redes sociales sobre el paradero de un grupo de venezolanos expulsados de Trinidad y Tobago, incluidos 16 menores, se pudo confirmar que éstos llegaron a Mariusa, Delta Amacuro.Hasta este lunes 23 de noviembre, este grupo de jóvenes estuvo en una de las barras, que son sectores limítrofes entre Venezuela, por el Delta, y Trinidad y Tobago", publicó 2001.

La suerte del grupo de migrantes, que además de los 16 menores de edad integran entre tres y nueve mujeres, y tres hombres o ninguno, de acuerdo con distintas fuentes, provocó ayer un fuerte impacto en las redes sociales ya que no se contaba con el dato de que habían llegado a Mariusa.

Además, dirigentes venezolanos opositores como Julio Borges y el propio presidente encargado por el parlamento Juan Guaidó reclamaron datos sobre la situación de los migrantes y la injusticia del fallo de Trinidad y Tobago en los medios de comunicación y en las redes sociales, en tanto el Gobierno de Nicolás Maduro prefirió no hacer especulaciones.

Todo comenzó cuando la jueza de la Corte Suprema del estado caribeño, Avason Quinlan-Williams, ordenó a la Fuerza de Defensa de su país que devuelva a los migrantes a territorio venezolano.

Quinlan-Williams ordenó que tres mujeres, tres hombres y 16 niños -aunque algunas publicaciones citan solo las tres mujeres y los 16 niños, y para otras las mujeres eran nueve- regresaran a Venezuela.

El domingo los migrantes abordaron los botes escoltados por la Guardia Costera para que abandonasen territorio de Trinidad y Tobago. De acuerdo con los informes, los barcos tenían suministros de alimentos y combustible limitados cuando partieron.

La expulsión de los venezolanos se realizó en medio de contratiempos técnicos en los que los motores fuera de borda de las embarcaciones que se utilizaron presentaron averías, lo que demoró el zarpe, reveló a Radio Fe y Alegría Noticias un trabajador de Migración de Trinidad y Tobago, citó el diario El Universal.

El suceso generó polémica a través de las redes sociales, debido al peligro que representaba para los menores ese viaje en altamar.

El dirigente opositor venezolano Borges alertó que las deportaciones violaron mecanismos y leyes internacionales de protección a la niñez, pues en principio se supo que la mayoría de los menores fue enviado sin los padres.

Juan Guaidó, proclamado por el parlamento como presidente encargado de Venezuela, rechazó la deportación y dijo que "durante las últimas semanas hemos visto acciones reiteradas en contra de nuestros refugiados venezolanos en Trinidad y Tobago". añadió El Universal.

(Télam)