El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, luego de ganar las elecciones legislativas la semana pasada, se reunió hoy en Tel Aviv con aliados en un intento por conformar Gobierno con una coalición que estos definieron como "totalmente de derecha", a la vez que recibió felicitaciones de Estados Unidos por la victoria en las urnas.

Netanyahu se reunió con el ultraderechista Itamar Ben Gvir en un intento por recabar apoyos para formar una coalición para gobernar Israel.

Después del encuentro, Ben Gvir aseguró que están "en el buen camino" para formar Gobierno y destacó el "buen ambiente" de la cita, informó la agencia de noticias Europa Press.

Luego de la elección del martes pasado, el bloque que forma el ex primer ministro junto a sus aliados religiosos y de extrema derecha, que obtuvo 65 bancas de las 120 del Knesset (parlamento), quedó en condiciones de reunir voluntades para llegar a ser el líder del Gobierno por tercera vez.

El partido que preside Gvir, Otzma Yehudit (Poder Judío), concurrió en las últimas elecciones junto a Sionismo Religioso, liderado por Bezalel Smotrich.

Según la Comisión Electoral, ambas fuerzas en coalición obtuvieron 14 asientos en el parlamento, un hito inédito en la historia de la extrema derecha en Israel.

A partir de ese momento, Gvir puso como condición para entrar en el futuro nuevo gobierno ocupar la cartera de Seguridad Pública, según informó el diario The Times of Israel.

"Estamos en el buen camino para la instauración de un gobierno totalmente, totalmente de derecha", destacó.

El nuevo Ejecutivo "protegerá a los soldados del Ejército, mirará a los ojos de la gente que tiene miedo de caminar por el Neguev y Galilea y les devolverá una sensación de seguridad, de control", subrayó.

Además, afirmó durante la campaña electoral que pediría el Ministerio de Seguridad Pública, lo cual encajaría con estas declaraciones, pero se trata de una cartera que podría generar conflictos.

Esta reunión entre Netanyahu y Gvir se produjo después de que el exmandatario, que reunió 32 escaños en los comicios, haya evitado fotografiarse con el ultraderechista durante toda la campaña electoral, llegando a protagonizar varios encontronazos.

Gvir es discípulo de un rabino racista, Meir Kahane, que fue expulsado del parlamento y cuyo partido Kach fue calificado de "grupo terrorista" por Estados Unidos antes de ser asesinado en Nueva York en 1990.

Además, Netanyahu se reunió ayer por separado con Smotrich, en Jerusalén, en un intento por formar una alianza a tres puntas.

Los dos encuentros de Netanyahu se produjeron tras la negativa del ministro de Finanzas de Israel y líder del partido laico y ultraderechista Israel Beitenu (Nuestra Casa es Israel), Avigdor Lieberman.

Lieberman, quien fue aliado de Netanyahu al inicio de su carrera, se distanció de él en los últimos años y se negó a sumar fuerzas con él y otros partidos ultraortodoxos, que en 2018 se opusieron a su proyecto de ley sobre reclutamiento de miembros de esta comunidad.

En paralelo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó hoy a Netanyahu para felicitarlo por su victoria en las elecciones y ambos líderes señalaron que la alianza entre ambos países sigue siendo fuerte.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que Biden llamó al líder israelí "para felicitarlo por la victoria de su partido".

Biden también "reafirmó la firmeza de la asociación bilateral y subrayó su apoyo inquebrantable a la seguridad israelí", agregó, según la agencia AFP.

Jean-Pierre dijo que la Casa Blanca "seguiría de cerca el proceso de formación de gobierno" en Israel.

"El presidente Biden me llamó para felicitarme por mi victoria en las elecciones y dijo que la alianza entre Israel y Estados Unidos era más fuerte que nunca", dijo en un comunicado el próximo líder de Israel.

Netanyahu dijo haber agradecido a Biden por su amistad y apoyo a Israel de larga data.

"Le dije que podíamos conseguir más acuerdos de paz, y también lidiar con la amenaza de una agresión iraní", aseguró también Netanyahu.

En este proceso para formar gobierno, que puede extenderse hasta 42 días después de la elección, todo apunta a que gracias a sus aliados de la extrema derecha religiosa, Netanyahu, con varias causas judiciales pendientes por corrupción, volverá al cargo que ya ostentó entre 1996 y 1999 y entre 2009 y 2021. (Télam)