Un manifestante libanés que había sido herido anoche por disparos de fuerzas israelíes durante una concentración murió hoy tras ser internado, reportó la agencia nacional de información (ANI).

El joven, de 21 años, falleció en el hospital público de Marajayun, en el sur de Líbano, precisó la fuente.

Tanto él como otro libanés fueron alcanzados "por el tiro de dos obuses israelíes que cayeron cerca de los manifestantes, algunos de los cuales intentaron penetrar en la localidad fronteriza de Metula", en el norte de Israel, precisó la agencia libanesa.

Tras los tiros israelíes, el ejército libanés y las fuerzas de seguridad fueron desplegadas en el lugar para expulsar a las decenas de jóvenes de la frontera, según la misma fuente.

Los manifestantes, algunos con banderas palestinas y del Hezbollah libanés, se reunieron en la llanura de Khiam, frente a Metula, a unas decenas de metros de la frontera, según un fotógrafo de la agencia de noticias AFP en el lugar. Prendieron fuego a un descampado y las llamas se propagaron hasta la frontera.

Por su parte, el ejército israelí afirmó en Twitter que sus tanques "dispararon tiros de advertencia contra algunos alborotadores que habían cruzado desde Líbano al territorio israelí".

Los individuos "sabotearon la alambrada y prendieron fuego antes de volver al territorio libanés", agregó el ejército, sin mencionar víctimas.

Anoche se lanzaron tres cohetes hacia Israel desde una zona cercana al campo de refugiados palestinos de Rashidiyé, en el sur de Líbano, según una fuente militar libanesa. Los cohetes cayeron en el Mediterráneo.

Una fuente próxima a Hezbollah indicó que la organización islámica musulmana no estuvo implicada en esos disparos. (Télam)