Estados Unidos celebró ayer unas elecciones de mitad de mandato que definirán el control del Congreso, aún con resultado incierto, en las que además diversas minorías lograron hacer historia y ocupar espacios en los que jamás habían estado.

Después de que se diera a conocer que la demócrata Maura Healey se convertiría en la gobernadora de Massachussetts, la primera abiertamente lesbiana en Estados Unidos, se supo que Arkansas también tendrá su primera gobernadora mujer.

La republicana Sarah Huckabee Sanders, exsecretaria de prensa de la Casa Blanca durante la administración de Donald Trump, estará al frente de este estado, que antes manejó su padre por 10 años.

A su vez, la también republicana Leslie Rutledge será su vicegobernadora (se eligen acá en boletas separadas).

Arkansas y Massachussetts serán los únicos estados que tendrán, por primera vez, gobernadora y vicegobernadora.

En Maryland, además, el demócrata Wes Moore, exveterano del Ejército, será el primer gobernador negro del estado y el tercero del país.

Un puntilloso informe del sitio de la cadena CNN destaca que Alabama nunca tuvo una senadora electa, porque las dos mujeres que antes ocuparon banca fueron para cubrir vacantes.

Ahora, si se confirman las proyecciones, la republicana Katie Britt llegará a una banca ganada en las urnas y sucederá a Richard Shelby.

El demócrata Alex Padilla –hijo de inmigrantes- se encamina a ser el primer latino elegido senador en California. Ya completa el mandato de la vicepresidenta Kamala Harris, pero ahora se ganó el derecho a un periodo completo de 6 años.

También en California, el demócrata Rob Bonta será el primer fiscal general filipino-estadounidense. Nacido en Filipinas y llegado de bebé a EEUU, Bonta ocupa el cargo desde el año pasado en reemplazo de Xavier Becerra, secretario de Salud y Servicios Humanos del presidente Joe Biden.

Mientras, el alcalde de Long Beach, el demócrata Robert García, llegado desde Perú, será el primer inmigrante LGBTQ elegido para el Congreso.

Entre los jóvenes, la llamada “generación Z” –nacidos después de 1996- llega al Congreso con el demócrata Maxwell Frost, de 25 años, en representación de Florida. Irá a la Cámara de Representantes en lugar de Val Demings, que se muda al Senado.

En Illinois, Delia Ramírez, demócrata e hija de inmigrantes guatemaltecos, será la primera latina electa al Congreso de ese estado.

Además de tener un futuro gobernador negro, en Maryland la silla de vicegobernadora será para Aruna Miller, la primera asiático-estadounidense en esa plaza.

Al Congreso de Michigan, en tanto, arribará el demócrata Shri Thanedar, el primer indio estadounidense, y la también demócrata Kathy Hochul será la primera gobernadora electa de Nueva York, ahora para 4 años, después de asumir el cargo tras la renuncia del gobernador Andrew Cuomo.

De Ohio vendrá la nueva mujer récord, porque Marcy Kaptur, demócrata, ganó su mandato número 21 para la Cámara de Representantes.

En una banca desde 1982, ya es la mujer con más años de servicio en la historia de la Cámara, pero ahora quebrará el récord de Barbara Mikulski, quien representó a Maryland en la Cámara y el Senado durante 40 años.

Oklahoma aportará al republicano Markwayne Mullin, representante de la nación cherokee. El antecedente es el demócrata Robert Owen, también miembro de la nación cherokee, que fue senador desde 1907 hasta 1925.

Josh Shapiro, gobernador electo de Pensilvania, tendrá un número dos negro, el primero en la historia del estado: el demócrata Austin Davis cambiará su lugar en la Cámara local por el segundo sillón del estado.

En la legislatura estadual, la demócrata Summer Lee será la primera mujer negra elegida para una banca.

A su vez, Vermont dejará de ser el único estado que nunca tuvo una mujer como representante en el Congreso de la Nación, porque llegará ahora a Washington la demócrata Becca Balint, docente y, además, la primera persona LGTBQ elegida en el estado. (Télam)