Al menos tres personas murieron y varias resultaron heridas hoy en la capital del Líbano por tiroteos registrados en una protesta del movimiento Hezbollah y sus aliados contra el juez que investiga la explosión del año pasado en el puerto de Beirut, informó la prensa.

Canales de TV locales mostraron a manifestantes armados, y el Ejército dijo que había registrado disparos en varias zonas y que había acordonado los lugares para "buscar a las personas que habían disparado y detenerlas".

Según esas informaciones, los enfrentamientos incluyeron francotiradores y el uso de pistolas, fusiles Kalashnikovs y lanzaderas de granadas, en una peligrosa escalada de las altas tensiones por la investigación del estallido en el puerto.

Ráfagas de disparos resonaban en Beirut y las ambulancias acudían al lugar haciendo sonar sus sirenas.

En declaraciones periodísticas, testigos dijeron haber visto a francotiradores disparando desde edificios.

Canales mostraron impactos de bala en las ventanas de un departamento de la zona.

Click to enlarge
A fallback.

La agencia de noticias estatal National News Agency (NNA) dijo que al menos tres personas murieron, mientras que la Cruz Roja libanesa dijo que 20 personas resultaron heridas.

La agencia de noticias AFP, citando a fuentes médicas, informó que dos de los muertos eran hombres, que uno de ellos recibió un disparo en la cabeza y el otro uno en el pecho.

Los manifestantes exigían la destitución del juez encargado de la investigación de la explosión en el puerto de la ciudad, ocurrida el 4 de agosto de 2020.

En este drama murieron al menos 214 personas, hubo más de 6.000 heridos y numerosos edificios de la capital libanesa acabaron devastados.

Hezbollah y sus aliados creen que el juez está politizando la investigación.

El primer ministro Nagib Mikati instó a mantener la calma y criticó los intentos de hundir al país en un ciclo de violencia.

Esta semana, el juez a cargo de la investigación de la explosión en el puerto de Beirut, Tareq Bitar, lanzó una orden de arresto contra el diputado y exministro de Finanzas, Ali Hassan Khalil, miembro de Amal y aliado de Hezbollah.

Acto seguido se vio obligado a suspender la investigación ya que dos exministros pusieron una denuncia contra él en la justicia, que fue desestimada hoy, por lo que el magistrado podrá seguir adelante con su trabajo.

Este asunto está a punto de provocar una implosión del recién formado Gobierno libanés, después de un año de bloqueo político.

(Télam)