Tres militares que protegían y hacían tareas de mantenimiento en un oleoducto en el este de Colombia, cerca de la frontera con Venezuela, murieron en un ataque atribuido al Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los soldados cayeron en "un atentado terrorista" en el municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander, informaron las autoridades del Ejército en un comunicado.

Sin precisar el tipo de ataque o si se emplearon explosivos, la fuerza añadió que las tropas estaban realizando "operaciones de control militar de área y protección de activos estratégicos del Oleoducto Caño Limón Coveñas", y que “resultado de este hecho fueron asesinados" tres soldados.

El Ejército responsabilizó de la acción al denominado Frente Héctor, una estructura del ELN que opera en la frontera con Venezuela, reportaron las agencias AFP y DPA.

Militares y guerrilleros protagonizaron un tiroteo que se prolongó durante varios minutos hasta que los segundos escaparon, pero dejando muertos a los soldados Cristian Oliveros Preciado, Jesús Alfonso Carrillo Zabala y Yeisson Doncel.

Este nuevo ataque del ELN se produce en un momento en el que la zona del Catatumbo experimenta un aumento de las actividades tanto de esta guerrilla como de las disidencias de las FARC, que se disputan las rutas del narcotráfico y los réditos de otras actividades ilícitas, como la minería ilegal.

Click to enlarge
A fallback.

El atentado se da en vísperas del quinto aniversario del acuerdo de paz que desarmó a las FARC y las convirtió en un partido político legal, aunque algunos grupos disidentes siguen en combate.

Teorama está próxima a la región del Catatumbo, el territorio con más narcocultivos del mundo: 40.084 hectáreas sembradas de hoja de coca, según la ONU.

Horas antes de que se informara sobre estos tres militares fallecidos, además, el Ejército informó de la muerte de uno de los líderes del ELN, José Eliecid Gañan Bañol, alias Shumager o Marlón, quien estaba al mando del Frente Ernesto Che Guevara, en Chocó.

En una operación conjunta con la Policía Nacional, Marlón, que estaba en el ELN desde hacía 19 años, fue muerto en una zona rural del municipio de Litoral de San Juan, en la que hay una fuerte presencia de la insurgencia.

Marlón era otro de los principales objetivos de las autoridades por su participación en "múltiples homicidios" contra la población civil y en secuestros, como el del excongresista Odín Sánchez en 2016. (Télam)