Ataques rusos mataron a cinco personas en el este de Ucrania en las últimas 24 horas, mientras que los cuerpos de tres civiles fueron rescatados hoy de entre escombros de una escuela bombardeada por Rusia en la misma provincia, informaron autoridades.

Funcionarios locales dijeron que la escuela de la ciudad de Kramatorsk, bombardeada ayer a última hora, era utilizada para almacenar ayuda humanitaria, pero Rusia dijo que servía de refugio a soldados ucranianos y que cientos de ellos murieron en el ataque.

El bombardeo a la escuela de la provincia de Donetsk llegó horas después de que otros ataques con misiles rusos mataran al menos a tres personas e hirieran a otras 23 en la ciudad de Jarkov, la segunda mayor de Ucrania, en el noreste, cerca del límite con Rusia.

En Kramatorsk, los servicios de emergencia dijeron hoy haber culminado con las tareas en la escuela atacada y que tres cuerpos fueron rescatados de debajo de los escombros, informó la agencia de noticias ucraniana Ukrinform.

La Presidencia ucraniana dijo que los ataques rusos de ayer en Kramatorsk destruyeron la escuela y dañaron 85 edificios residenciales.

“Los ataques rusos a escuelas y hospitales son muy dolorosos y reflejan que su verdadera meta es educir a ruinas a estas ciudades pacíficas", dijo el gobernador de Donetsk, Pavlo Kirilenko, en declaraciones televisivas.

Sin embargo, el vocero del Ministerio de Defensa ruso, el teniente general Igor Konashenkov, dijo que el ataque ruso había matado a más de 300 soldados ucranianos que usaban el edificio de la Escuela No. 23 en Kramatorsk como su base.

Agregó que otro ataque destruyó un depósito de municiones en la zona industrial de la ciudad sureña de Mikolaiv.

Konashenkov también dijo que las fuerzas rusas destruyeron cuatro lanzacohetes múltiples Himas suministrados a Ucrania por Estados Unidos entre el 5 y el 20 de julio.

Estados Unidos dijo que ha suministrado 12 sistemas Himars y entregará cuatro más.

El Ejército ucraniano ha usado los Himars, que tiene un mayor alcance y una mejor precisión en comparación con sistemas similares de la era soviética en el inventario ruso y ucraniano, para atacar depósitos de municiones rusos y otros objetivos clave.

Kirilenko dijo que otras cinco civiles murieron por ataques rusos en Donestk en las últimas 24 horas, tres de ellos en la ciudad de Siversk.

Los otros dos fallecieron en Pavlivka y Mariintka, y diez personas más resultaron heridas, agregó.

En la región de Dnipro, en el centro de Ucrania, tres escuelas fueron destruidas en los últimos ataques rusos, dijeron las autoridades ucranianas.

Siete misiles rusos alcanzaron la pequeña ciudad de Apostolove en la región de Dnipro, e hirieron a 18 residentes.

El gobernador regional, Valentyn Reznichenko, denunció el ataque "sin sentido" y dijo que "no hay objetivos militares detrás y este bombardeo solo podría explicarse por su deseo de mantener a la gente nerviosa y sembrar el pánico y el miedo". (Télam)