Un policía murió y seis personas resultaron heridas en unos enfrentamientos registrados hoy en la ciudad colombiana de Cali, durante nuevas protestas contra el Gobierno de Iván Duque que hoy volverá a sentarse a negociar con el Comité Nacional del Paro sobre las garantías para esas manifestaciones.

Los incidentes se produjeron cuando las fuerzas de seguridad intentaron desarmar un bloqueo levantado por los manifestantes en la zona de Puerto Maderas, informó la policía local.

Duque, a través de su cuenta de Twitter, condenó el hecho y dio instrucciones al Ministro de Defensa y al Director de la Policía "para que se capture a los autores del vil asesinato del patrullero Juan Sebastián Briñez, víctima en Cali de un ataque perpetrado por criminales que utilizaron fusil. Toda mi solidaridad a sus seres queridos".

"Rechazamos de manera contundente el hecho registrado en Cali, donde criminales disparan contra nuestros policías que se encontraban restableciendo el orden", informó por su parte el general Jorge Luis Vargas, citado por la agencia de noticias Europa Press.

Agregó que en ese episodio también resultaron heridos otros dos agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, según recoge la emisora Radio Caracol.

Las protestas que sacuden Colombia desde el 28 de abril comenzaron como una movilización contra la reforma fiscal planteada por el Gobierno, que fue rápidamente retirada pero los manifestantes, duramente reprimidos en las calles, mantuvieron la protesta, ahora extendida en un pliego de siete reivindicaciones en materia social, de educación y salud.

Esas reivindicaciones están en discusión en las negociaciones entre el Ejecutivo y el Comité del Paro Nacional (CNP), una plataforma que nuclea a centrales sindicales, organizaciones campesinas, indígenas, estudiantiles, feministas y del resto de la sociedad civil.

Hoy a las 11 (las 13 de Argentina) ambas partes iniciaron una nueva reunión para seguir negociando tras una maratónica reunión de 17 horas mantenida ayer.

En dicho encuentro, Gobierno y CNP alcanzaron un principio de acuerdo sobre las garantías para las manifestaciones, un instrumento que tendrá entre sus facultades la de proponer mecanismos de diálogo y mediación entre las autoridades de la policía y la ciudadanía, en busca de garantizar la protesta pacífica.

"Estamos en la construcción de un documento, una suerte de protocolo que garantice los derechos de los protestantes durante las movilizaciones. Una vez surtido este acuerdo, avanzaremos en la negociación del Pliego de Emergencia, que presentamos el 20 de julio de 2020", detalló ante medios locales el titular de la Central Unitaria de Trabajadores, Francisco Maltés.

La puesta en marcha de la mesa se produce un día después de que el Tribunal Superior de Bogotá resolviera que la Policía, el Ministerio de Defensa y la Alcaldía de Bogotá están vulnerando el derecho a la protesta.

La ola de manifestaciones iniciadas el 28 de abril dejó más de 50 muertos, según las organizaciones, y centenares de heridos. Oficialmente, la Defensoría del Pueblo da 42 muertos. (Télam)