El gobierno de Rusia afirmó hoy que los países limítrofes con Serbia cerraron su espacio aéreo a un avión que transportaba hacia allí al canciller ruso, Serguei Lavrov, y criticó por eso a la Unión Europea (UE) y a la OTAN.

“Los países limítrofes con Serbia cerraron un canal de comunicación al no permitir el vuelo del avión de Lavrov que se dirigía a Serbia”, dijo la vocera de la cancillería rusa, Maria Zajarova.

La funcionaria explicó que “la delegación rusa tenía que viajar a Belgrado para realizar negociaciones”, en declaraciones a la televisora italiana La7, según la agencia de noticias rusa Sputnik.

“Los países miembros de la Unión Europea y la OTAN, al cerrar su espacio aéreo, cortaron un canal de comunicación más”, subrayó la diplomática.

Zajarova acusó a la UE de estar “rodeando a Rusia con un cerco” y agregó que quienes integran el bloque europeo “se creen el centro del mundo y que no hay otras naciones en el mundo”, pero “no tienen derecho moral de enseñarle nada a nadie”.

La primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, reconoció que era “excepcionalmente complicada” la llegada de Lavrov, quien tenía previsto estar en Belgrado mañana y el martes para tratar asuntos bilaterales, según la televisora alemana Deutsche Welle.

Bulgaria, Macedonia y Montenegro prohibieron que el avión que transportaba a Lavrov sobrevolara sus respectivos espacios aéreos, según el diario serbio Danas.

Brnabic dijo que el problema era causado por los permisos de vuelo para llegar a Serbia, sin mencionar que ello se debe a las sanciones impuestas por la UE a Rusia debido a su invasión a Ucrania.

Serbia, que no integra la UE pero aspira a ingresar en ella, no se unió a las sanciones del bloque. (Télam)