Las autoridades municipales de Moscú impusieron el nombre de Plaza de la República Popular de Donetsk al predio en el que se ubica la Embajada de Estados Unidos.

La información fue brindada por el Ayuntamiento de Moscú y confirmada por la vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zajarova, que además instó a Washington a reconocer la legitimidad e independencia de las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania.

"Espero que Estados Unidos no tarde demasiado en reconocer las nuevas repúblicas del Donbass", señaló la funcionaria en una publicación en su cuenta de la red Twitter.

Ya a comienzos de junio las autoridades rusas habían informado del cierre de un proceso de votación popular para renombrar calles y lugares del país, especialmente de Moscú.

En aquel momento, la votación ciudadana mostró un 44,69 % de apoyos a la opción de usar la autoproclamada república de Donetsk para la ubicación de la Embajada estadounidense, reseñó la agencia Europa Press.

La invasión de Rusia a Ucrania, iniciada el 24 de febrero, se basa, según Moscú, en la necesidad de defender la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, a las que el presidente Vladimir Putin reconoció poco antes.

El Donbass es fronterizo con Rusia, y en la región el ruso es la lengua más hablada, y separatistas prorrusos en las dos regiones declararon la independencia en 2014.

En 2014 y 2015 hubo dos intentos de pacificación de la región con la firma de sendos acuerdos de paz en la capital de Bielorrusia, Minsk, y la participación de los dos países en pugna más Francia y Alemania.

Sin embargo, Ucrania no cumplió con su propio compromiso, que era el de darle cierta autonomía regional a las dos provincias, Lugansk y Donetsk, y permitir la enseñanza del idioma ruso, e inició un conflicto armado con las milicias prorrusas armadas por Moscú asentadas en esa región. (Télam)