Diputados de la cámara baja de Rusia presentaron hoy un proyecto de ley que busca prohibir que ciudadanos de países que el Kremlin considera "hostiles" puedan adoptar niños rusos huérfanos o que hayan quedado sin el cuidado de sus padres.

"El proyecto de ley propone establecer una prohibición sobre la adopción y colocación bajo tutela de huérfanos y niños rusos que han quedado sin el cuidado de sus padres a ciudadanos de Estados extranjeros que cometen acciones hostiles contra la Federación Rusa", se lee en la nota explicativa.

El proyecto fue impulsado por algunos miembros de las formaciones Gente Nueva, el Partido Comunista, el Partido Liberal-Demócrata de Rusia y Rusia Justa, y tiene que ser aprobado por ambas cámaras y firmado por el presidente Vladimir Putin para entrar en vigor, informó la agencia estatal de noticias TASS.

Según consideran los promotores de la ley, el hecho de que Estados hostiles con Rusia puedan criar a menores rusos es "un golpe para el futuro de la nación".

Si se aprueba, el proyecto ampliaría una ley de 2012 que prohibía a las familias estadounidenses adoptar niños rusos, recogieron las agencias de noticias AFP y Europa Press.

En 2012, Moscú prohibió la adopción de niños rusos por familias estadounidenses para castigar a Washington por la aprobación de una ley que sancionaba a los funcionarios rusos implicados en la muerte en la cárcel del abogado Sergei Magnitsky en 2009.

Desde que se introdujo la ley, el número de niños rusos adoptados por familias extranjeras ha descendido drásticamente.

En su momento, esta situación provocó una oleada de protestas.

Los críticos del Kremlin lo veían como una medida que convertía a los huérfanos rusos en víctimas de un enfrentamiento entre Washington y Moscú.

La nueva propuesta, publicada en el sitio web de la Duma Estatal, la cámara baja del Parlamento, propone ampliar la prohibición a los ciudadanos de países "que cometen acciones inamistosas" contra Rusia.

Después de que Rusia decidiera enviar sus tropas en Ucrania el 24 de febrero, los países occidentales adoptaron una serie de sanciones contra Moscú.

Como consecuencia, el presidente Putin decidió ampliar la lista de lo que denomina países "hostiles", que ahora incluye a Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur y todos los países miembros de la Unión Europea (UE).

TASS refirió que 240 niños rusos fueron adoptados en el extranjero en 2019, en comparación con 2.604 en 2012. (Télam)