La Asamblea Legislativa de Bolivia (ALP, Parlamento) aparece demorada en el tratamiento de los proyectos que buscan establecer por ley la fecha del próximo censo nacional, cuestión por la que el departamento de Santa Cruz lleva más de un mes de paro general, pero que genera también tensiones internas en el oficialismo, al punto que el expresidente Evo Morales advirtió hoy que los diputados que aprueben la iniciativa serán responsables si algunas regiones pierden bancas.

“Advertimos que aunque no se defina la distribución de escaños en la `ley del censo` coordinada desde el Ejecutivo con la presidencia de Diputados a espaldas de la Asamblea, la pérdida de curules para uno o más departamentos será atribuida a diputados que aprueben esa imposición”, avisó Morales a través de su cuenta de Twitter.

Para Morales, la llamada ala de renovadores del gobernante MAS -sector al que Morales considera traidor- impulsa una norma del censo que va contra el decreto del presidente Luis Arce.

El MAS presentó un proyecto de ley que está en estudio en la Comisión de Constitución de Diputados, y que ratifica lo dispuesto en el decreto que fija el censo para marzo de 2024 más la distribución de recursos con los resultados preliminares, además de garantizar una nueva distribución de escaños.

La oposición también presentó sus proyectos y si hasta ayer eran tres las iniciativas que debía discutir la Comisión de Constitución, ahora los proyectos son seis.

Los bloques opositores consideran que la multiplicación de textos es una maniobra para demorar el debate y Santa Cruz reclama una ley como un punto para levantar su paro por tiempo indefinido, aunque inicialmente reclamaba que el relevamiento fuera en 2023.

Las autoridades departamentales y el gobernador Luis Fernando Camacho consideran que los resultados del nuevo censo significarán más fondos del Estado central a la región y un aumento en su representación legislativa.

Pero varias cumbres sectoriales (con técnicos de universidades, organizaciones internacionales y sociales y gremiales locales) concluyeron en la imposibilidad de hacer el censo en 2023.

Para Morales, si se aprueba la ley del censo será producto del pacto entre los llamados renovadores del MAS y la derecha.

“No solo se someterán al capricho de la derecha”, sino que los “traidores mal llamados ´renovadores´ causarán confrontación entre departamentos hermanos e inestabilidad política que empeorará los efectos en la economía que ya está dañada por el paro”, alertó el exmandatario.

Los parlamentarios que responden a Morales ya anunciaron que no aprobarán esa iniciativa.

El titular de la Comisión de Constitución, Juan José Jáuregui, dijo que “lo que tenemos que hacer es un trabajo simultáneo de las seis propuestas normativas, y ayer empezamos con tres”, una de Creemos, una del MAS y la tercera de Comunidad Ciudadana (CC).

“Ahora estamos reinstalando con seis propuestas normativas; primero, vamos ver la pertinencia de las propuestas, que tienen que estar en armonía con el régimen constitucional”, explicó.

Legisladores de los bloques opositores de CC y Creemos se declararon en vigilia hasta que se instale la sesión de la Cámara de Diputados.

Son ocho diputados y diputadas que optaron por esta medida, que cumplen en el edificio de la ALP, específicamente en la puerta de la oficina de la Comisión de Constitución, reportó el sitio de Fides.

"Seguimos firmes en vigilia en la Cámara de Diputados. ¡No nos movemos hasta que se debata el Proyecto de Ley del #Censo!", escribió la diputada Luisa Nayar. (Télam)