El laboratorio estadounidense Moderna anunció hoy que "la rara presencia de partículas de acero inoxidable” en sus vacunas contra la Covid-19 “no representa un riesgo” para quienes sean inmunizados, algo que sí sospechan las autoridades de Japón, que la semana pasada decidieron suspender el uso de 1,63 millones de dosis de la misma farmacéutica.

"La rara presencia de partículas de acero inoxidable en la vacuna Moderna Covid-19 no representa un riesgo indebido para la seguridad del paciente y no afecta negativamente el perfil riesgo/beneficio del producto", se defendió la farmacéutica a través de un comunicado conjunto con su socio japonés, el grupo Takeda.

El jueves pasado el Gobierno japonés suspendió el uso de 1,63 millones de dosis de la vacuna anti Covid de Moderna, luego de detectarse impurezas.

Según Takeda, que importa y distribuye en Japón esta vacuna, la contaminación en uno de los tres lotes suspendidos se remonta a fallas en la línea de producción de una fábrica dirigida por su contratista español, ROVI Pharma Industrial Services.

Sin embargo, la farmacéutica explicó que es poco probable que las partículas metálicas inyectadas en un músculo provoquen algo más que una reacción localizada, según informó la agencia de noticias AFP.

Por su parte, las autoridades japonesas investigan la muerte de dos hombres que recibieron dosis de un lote contaminado, aunque por el momento se desconoce la causa de sus fallecimientos. (Télam)