La ministra española de Turismo recibió una amenazante carta que contenía "una navaja ensangrentada", denunció hoy una portavoz parlamentaria socialista, días después de que otros sobres con advertencias de muerte y balas fueran enviados a varios personajes destacados de la izquierda.

"Me acaban de hacer llegar que nuestra compañera (la ministra de Turismo) Reyes Maroto (...) acaba de recibir una navaja ensangrentada como amenaza", denunció Adriana Lastra, portavoz parlamentaria socialista, en un mitin de campaña en Madrid.

La información fue posteriormente confirmada por fuentes del Ministerio del Interior citadas por el diario El País, que explicaron que las autoridades abrieron una investigación al respecto.

Las mismas fuentes han detallado que, para eludir el control de seguridad, el sobre también incluía dos CD que podrían haber impedido que la navaja fuera visualizada en el escáner de seguridad.

El sobre, acolchado, contenía también un montón de folios abrochados con copias de mensajes de Twitter y de Whatsapp que están siendo analizados por la Policía.

En las últimas horas, las amenazas a las autoridades centran la agenda política española, luego que el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, el ministro Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, recibieran misivas con amenazas y varias balas.

Los hechos, que la izquierda vincula la ultraderecha, se producen a poco más de una semana de las elecciones regionales del 4 de mayo en Madrid, unos comicios con implicaciones nacionales.

"Las amenazas y la violencia nunca acallarán la voz de la democracia. La libertad prevalecerá", tuiteó Reyes Maroto, militante del Partido Socialista Español PSOE de Madrid.

La policía busca determinar si las manchas rojas visibles sobre la hoja de la navaja, según las imágenes mostradas por los medios locales, son realmente sangre.

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, expresó en Twitter su "rotunda condena" a esta amenaza.

"¡Basta! No vamos a permitirlo. No vamos a dejar que el odio se apodere de la convivencia en España", escribió.

Ayer, en un mitin político, Sánchez advirtió que la ultraderecha es ya “una amenaza para la convivencia y para nuestra democracia”.

El presidente dijo después de conocerse las amenazas de muerte y el partido de ultraderecha Vox dinamitó la campaña al sospechar de su veracidad durante un debate electoral, que “sucedió algo muy grave, que lo ha cambiado y alterado todo”.

“Vox cruzó una línea y será la última línea que cruce”, advirtió. “Todos los demócratas estamos convocados, nos hemos levantado y nos hemos puesto en pie para decir: ¡Basta!”, clamó. “Pido el voto para que frenemos la amenaza extremista que representa la ultraderecha”, reclamó el mandatario.

La carta enviada a Iglesias contenía cuatro balas de un fusil de asalto utilizado por el ejército español entre los sesenta y los ochenta.

En un contexto de fuerte polarización política en España, estas amenazas remecieron la campaña madrileña.

La negativa de los candidatos de izquierda a debatir con Vox produjo la anulación de otro debate previsto para el 29 de abril en la televisión pública. (Télam)