El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, instó hoy a las autoridades regionales del país a endurecer las medidas restrictivas para frenar la propagación del coronavirus sin esperar a que entren en vigor las normas federales pertinentes, en pleno incremento de contagios.

"No debemos esperar a que el Bundestag (parlamento) apruebe esta ley la semana que viene; ya dije hace una semana que se necesitan medidas adicionales, que debemos actuar de manera coherente", manifestó hoy Spah, citado por la agencia de noticias Sputnik.

Asimismo explicó que según las previsiones de los médicos, al final de la semana unos 6.000 pacientes con coronavirus podrían ingresar en cuidados intensivos, por lo que es necesario evitar una sobrecarga del sistema sanitario.

Solo en las últimas 24 horas, Alemania registró 29.426 casos de Covid-19, unos 8.000 más que en la jornada anterior, informó hoy el Instituto alemán Robert Koch (RKI).

El director del RKI, Lothar Wieler, por su parte, se sumó al llamado del titular de Salud e instó a no retrasar las restricciones. Argumentó que la tercera ola de la pandemia podría ser más dura que la segunda.

"Exhorto a todos los responsables de la toma de decisiones: necesitamos una drástica limitación de los contactos para romper la tercera ola y luego, de forma paralela y coherente, levantar las restricciones", declaró el director de la institución vinculada al Ministerio de Salud.

El martes pasado, el Gobierno alemán aprobó un proyecto de ley que introduce un mecanismo unificado para imponer estrictas medidas restrictivas en caso de una alta incidencia de coronavirus.

El proyecto fue aprobado en el contexto de la controversia entre las regiones en la política de medidas restrictivas y obliga a las autoridades regionales a imponer automáticamente restricciones severas en áreas de alta incidencia.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, Alemania totaliza más de 3 millones de contagios y 79.429 muertes.

Además, comenzó su campaña de vacunación contra el coronavirus, como toda la Unión Europea, el 27 de diciembre del año pasado y hasta el momento 5,1 millones de personas cuentan con ambas dosis del fármaco. (Télam)