Un palestino murió este domingo atacado con armas de fuego por militares israelíes con los que tuvo una discusión en un puesto de seguridad en Cisjordania ocupada, y ya suman 13 los palestinos ejecutados por fuerzas de seguridad israelíes en los 15 días que lleva el presente año, anunciaron fuentes palestinas.

Por otra parte, en un episodio ocurrido a la medianoche en las viviendas de la base de entrenamiento de la Brigada Kfir, en el Valle del Jordán, un soldado israelí murió y tres más resultaron heridos -uno de gravedad- al estallar accidentalmente una granada en un cuartel, anunció un comunicado castrense.

Respecto del primer suceso, el ministerio de Salud palestino, con sede en Ramallah, dijo que "Ahmed Hassan Abdul Jalil Kahla (45 años) fue asesinado por balas reales en el cuello, cerca de Silwad", a unos 5 kilómetros de la carretera Naplusa-Jerusalén, en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad israelíes en Cisjordania.

Según la agencia de noticias Wafa, el hombre murió en el Complejo Médico Palestino de Ramallah, adonde había sido trasladado malherido.

Los soldados israelíes, según la misma fuente, también le dispararon con municiones reales a su hijo, lo hirieron y lo detuvieron, refirió la agencia de noticias Sputnik.

Testigos citados por Wafa afirman que todo comenzó con una pelea verbal entre el hombre y los militares israelíes, que lo obligaron a bajarse de su vehículo antes de dispararle a quemarropa.

Por su parte, el periódico digital ynetnews.com dijo que el incidente ocurrió mientras los palestinos arrojaban piedras a soldados israelíes. "El palestino salió de un automóvil empuñando un cuchillo y comenzó a acercarse a las tropas antes de recibir un disparo", según esta fuente.

Kahla es el cuarto palestino asesinado esta semana por fuerzas israelíes.

Estos incidentes suceden en medio de un esfuerzo militar israelí por detener a palestinos sospechosos en Cisjordania después de que una serie de ataques acabaran con la vida de 31 personas en Israel en 2022.

Según los medios israelíes, en 2022 el Ejército arrestó a más de 2.500 palestinos en redadas, casi siempre nocturnas, dejó a más de 170 palestinos muertos, a los que hay que sumar 13 más desde comienzos de año, algunos de ellos mientras llevaban a cabo ataques o en enfrentamientos con las fuerzas israelíes, mientras otros no presentaban actitud sospechosa alguna.

En otro orden, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) perdieron a un soldado a quien le estalló una granada de manera accidental, y otros tres efectivos sufrieron heridas.

"Un soldado de las FDI murió y otros tres soldados fueron heridos como resultado de una explosión de municiones en una sala de estar esta noche en una base de las FDI", dice una nota de prensa publicada este domingo.

Según el comunicado, dos soldados sufrieron heridas leves y uno está grave.

La policía militar está investigando el suceso e informará de los resultados a la Fiscalía Militar.

El incidente ocurrió alrededor de la medianoche entre el sábado y el domingo en las viviendas de la base de entrenamiento de la Brigada Kfir en el Valle del Jordán.

Según la investigación inicial, un soldado trajo a la base una granada que encontró en una zona de tiro y la guardó en su bolsa, donde luego explotó. No está claro por qué estalló, pero las pruebas preliminares sugieren que sucedió después de que se moviera la bolsa.

En 2022 seis soldados murieron en accidentes de trabajo o entrenamiento y otro murió a principios de enero por una supuesta descarga accidental del arma de un camarada, según datos del Ejército divulgados por la radio estatal Kan, consignó Sputnik. (Télam)