Un palestino fue asesinado hoy durante una redada israelí en el norte de Cisjordania ocupada, que ha sido el centro de los enfrentamientos en los últimos meses, y se convirtió en la tercera víctima a manos de los militares de Israel en tres días consecutivos.

"Yunes Ghassan Tayeh, de 21 años, murió de un balazo al corazón disparado por un soldado de la ocupación (Israel) en el campo de al Fara", situado entre las ciudades de Tubas y Yenín en Cisjordania, indicó el Ministerio de Salud palestino en un comunicado.

Tras una serie de atentados contra israelíes en marzo pasado, en los que murieron 19 personas, el Ejército multiplicó sus operativos en el norte de Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde 1967, en particular en las regiones de Naplusa y Yenín, donde operan grupos armados palestinos, reseñó la agencia de noticias AFP.

Según el Ejército israelí, esas operaciones para detener sospechosos derivan frecuentemente en enfrentamientos con los habitantes, pero en los casos de hoy, ayer y el lunes se reportaron asesinatos de palestinos desarmados.

Alrededor de 1.500 personas buscadas han sido detenidas y cientos de ataques fueron frustrados con esos operativos, afirmó el lunes el jefe del Ejército israelí, Aviv Kohavi.

Según el Ejército israelí, soldados que operaban en el campamento de refugiados palestinos de al Fara para detener a una persona buscada fueron objeto de disparos y del lanzamiento de "un artefacto explosivo" y "respondieron disparando".

Ningún soldado resultó herido, precisó, y añadió que "un total de 25 personas buscadas y sospechosas de actividades terroristas fueron detenidas durante la noche".

Ayer un palestino murió y otros 16 resultaron heridos en una incursión israelí en Yenín para destruir la vivienda del presunto autor de un mortal ataque realizado meses atrás en Tel Aviv.

Asimismo, el lunes soldados israelíes mataron a un palestino de 19 años cerca de Yenín, norte de Cisjordania ocupada, en otra redada.

El joven Taher Muhammad Zakarneh "fue abatido" por las fuerzas israelíes, indicó el lunes la cartera sanitaria palestina, que suele ser la fuente oficial que confirma estos crímenes. (Télam)