“Mi respuesta es caca” y “me cago en la comisión” fueron las contestaciones que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ofreció hoy en un discurso en sus redes al pedido de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI), que analiza la conducta del gobierno y la suya sobre la pandemia de coronavirus, para que se pronuncie sobre las acusaciones de sobreprecios en la compra de vacunas Covaxin.

“Hoy hicieron una fiesta: entregaron un documento abajo, responderé la pregunta al CPI. ¿Sabes cuál es mi respuesta? Caca. Me cago en ellos. No responderé nada. Es una CPI que no se preocupa por la verdad”, disparó Bolsonaro.

El documento que mencionó el mandatario es la carta que los legisladores presentaron en el Palacio de Planalto para pedir que el presidente contesta las denuncias del diputado Luis Miranda (Demócratas, DEM).

Miranda reveló que le advirtió a Bolsonaro que el país estaba pagando sobreprecios por vacunas de Covaxin para enfrentar el coronavirus y que su hermano, funcionario del Ministerio de salud, recibía una "presión atípica" para concretar la compra de tres millones de dosis.

En una transmisión en vivo a través de una red social, Bolsonaro volvió a cuestionar a la Comisión, a su titular, Omar Aziz (PSD-AM);, Renan Calheiros (MDB-AL) –relator del cuerpo-; y al vicepresidente Randolfe Rodrigues, a quienes llamó “bribones”, según citó el sitio del diario Estado de Minas.

El jefe del Estado fue todavía más allá y hasta culpó a la CPI por las subas en el precio de los combustibles que se registraron esta semana.

“¿Qué respuesta le puedo dar al CPI que no quiere colaborar con nada, solo desgastar a mi gobierno? Crea caos. Cuando, de vez en cuando, hay cierta reverberación, mueven la Bolsa de Valores, aumenta el precio del petróleo, aumenta el precio del combustible, porque el precio del petróleo está ligado al precio del barril en el exterior… No tengo paciencia para escuchar a los sinvergüenzas”, concluyó.

Bolsonaro comenzó a ser investigado por el Supremo Tribunal Federal el viernes pasado por prevaricato, por no haber hecho una denuncia cuando en enero fue informado supuestamente por Miranda de las presiones y la sobrefacturación en el contrato para comprar de la vacuna india. (Télam)