El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló hoy que una multitudinaria manifestación opositora celebrada ayer buscaba recuperar "privilegios" del pasado, y no protestar contra una reforma de la autoridad electoral que impulsa el mandatario de izquierda.

"Los que se manifestaron ayer (...) lo hicieron a favor de la corrupción, lo hicieron a favor del racismo, a favor del clasismo, de la discriminación, ese es el fondo", dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

En rechazo a una reforma constitucional de López Obrador que busca modificar al Instituto Nacional Electoral (INE), la máxima autoridad en la materia, una marea humana se apoderó ayer del Paseo de la Reforma en la capital mexicana.

La iniciativa pretende fundamentalmente que consejeros y magistrados sean elegidos por voto directo. Actualmente son designados por el Legislativo.

López Obrador acusó al INE de haber avalado fraudes en 2006 y 2012, cuando perdió las elecciones.

"Fue muy importante la marcha", ironizó el presidente al señalar que se trató de un "'striptease' político, un fuera máscaras del conservadurismo".

AMLO criticó que participaran políticos como el expresidente Vicente Fox y el diputado Santiago Creel, ambos del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Ante lema "El INE no se toca" que marcó la marcha, López Obrador sostuvo que su reforma busca "fortalecer la democracia, protegerla", informó la agencia de noticias AFP.

El partido oficialista Morena y sus aliados tienen la mayoría en el Congreso bicameral, pero al ser una reforma constitucional se requieren dos tercios de los votos, por que tendría que negociar que negociar con la oposición para sacar adelante la reforma.

El PAN, la segunda fuerza política, y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) han encabezado un bloque opositor para frenar las iniciativas de López Obrador que buscan modificar la carta magna.

Sin embargo, en octubre pasado el PRI acompañó una reforma constitucional del presidente para extender la participación de militares en tareas de seguridad hasta 2028.

Esta vez, Alejandro Moreno, líder del PRI, ha señalado que no apoyarán la iniciativa sobre el INE e incluso asistió a la marcha del domingo, donde manifestantes le gritaron "¡traidor!"

La propuesta de López Obrador también busca reducir el presupuesto a los partidos, recortar gastos de los comicios y suprimir 200 escaños plurinominales (representación proporcional) en Diputados y 32 en el Senado, lo que dejaría a las cámaras con 300 y 96, respectivamente.

El INE, antaño llamado Instituto Federal Electoral, fue creado en 1990 para que los comicios sean realizados por ciudadanos sin intervención del gobierno.

(Télam)