El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), reiteró hoy su propuesta para que Estados Unidos invierta en Centroamérica para detener la inmigración irregular, luego de que la Corte Suprema estadounidense reinstauró el controvertido programa "Quédate en México", que obliga a los solicitantes de asilo a esperar en el país centroamericano el resultado de sus trámites.

"No se puede resolver un problema social sólo con medidas coercitivas, se tiene que atender la  causa, se está buscando convencer al Gobierno de EEUU para que se invierta en el desarrollo en Centroamérica", señaló López Obrador en su conferencia de prensa matutina de Palacio Nacional, citado por la agencia de noticias AFP.

El mandatario también reiteró su propuesta para que EEUU y Canadá otorguen visas temporales de trabajo a migrantes para cubrir sus necesidades de "fuerza de trabajo", las que con el tiempo puedan convertirse en documentos de residencia.

Sobre la política migratoria de México, López Obrador dijo que el Gobierno procura "ayudar manteniendo a migrantes en albergues" cuando ingresan por el sureste del país.

"Nosotros nos hemos propuesto ayudar al Gobierno de Estados Unidos, lo vamos a seguir haciendo, en el tema migratorio, afortunadamente es buena la relación", manifestó el mandatario.

Para AMLO estas acciones permitirían el crecimiento productivo de América del Norte y con ello se dejaría de rechazar "a diestra y siniestra" a inmigrantes indocumentados.

El Gobierno de México había expresado ayer que en apego a su política exterior "no se posiciona" con respecto al fallo de la Suprema Corte de EEUU.

Agregó que una decisión judicial de ese tipo "no lo obliga" y que su política migratoria "se diseña y ejecuta de manera soberana". 

Impulsado por el expresidente republicano Donald Trump, el programa conocido como "Quédate en México", cuyo nombre oficial es Protocolo de Protección a Migrantes (MPP), permitió que decenas de miles de solicitantes de asilo, en su mayoría de Centroamérica, fueran enviados de regreso a la frontera con México a la espera del resultado de sus trámites de ingreso.

La decisión, del alto Tribunal, que da la razón a un juez de Texas que pedía reinstaurar el MPP, constituye un duro revés para el Gobierno de Joe Biden.

El polémico programa fue uno de los primeros símbolos que derribó el Gobierno demócrata al llegar al poder, un gesto simbólico que buscaba mostrar una nueva dirección en política migratoria.

López Obrador subrayó hoy que su Gobierno tomó la decisión "de cuidar a los migrantes en el sureste para que no haya violación de sus derechos humanos, porque es muy riesgoso para que atraviesen nuestro país", debido a las acciones del crimen organizado, apuntó.

El número de detenciones de indocumentados, incluidos menores no acompañados, batió un récord de 15 años en abril pasado en la frontera entre EEUU y México.

De las más de 178.600 personas interceptadas, el 82% provenía de México y Centroamérica.

Para contener la migración ilegal, el Gobierno mexicano tiene desplegados 27.562 efectivos de las fuerzas armadas en sus fronteras sur y norte. (Télam)