Al menos 21 personas fueron arrestadas en Países Bajos en una cuarta noche de protestas contra las restricciones impuestas en el país para contener un aumento de casos de coronavirus, informó hoy la policía.

Pequeños grupos de manifestantes provocaron disturbios anoche en tres ciudades: la oriental Zwolle, la norteña Groninga y la sureña Roosendaal, dijo la policía de Países Bajos, una de las naciones más afectadas por la nueva ola de casos que recorre Europa.

Las protestas fueron de menor envergadura que las registradas durante el fin de semana en Rotterdam y La Haya, que fueron calificados de "violencia pura" por parte de "idiotas" por el primer ministro Mark Rutte.

En total, más de 150 personas fueron detenidas en relación con manifestaciones organizadas tras la reinstauración de restricciones sanitarias, el 13 de noviembre.

Actualmente, bares, restaurantes y tiendas consideradas esenciales cierran a las 20 y el resto de comercios a las 18. También se insta a los ciudadanos al teletrabajo y a no recibir a más de cuatro personas en casa.

Las manifestaciones quedan prohibidas y los partidos de fútbol se juegan a puerta cerrada.

Click to enlarge
A fallback.

El Gobierno de Rutte ha advertido que podría tomar más medidas, incluso un confinamiento, si no ceden los casos de Covid-19.

El Gobierno también tiene un proyecto de ley para implantar el pasaporte sanitario de personas vacunadas y recuperadas de la enfermedad en bares, restaurantes y otros lugares públicos.

En Zwolle, una capital provincial de unos 130.000 habitantes, las autoridades declararon el estado de emergencia y 13 personas fueron detenidas, indicó hoy en Twitter la policía local.

Según la cadena RTL, los sospechosos fueron detenidos por posesión de fuegos artificiales, desacato o por no tener su documento de identidad.

En Roosendaal, una ciudad de 77.000 habitantes, ocho personas fueron detenidas por provocar incendios, dijo la policía, informó la agencia de noticias AFP.

El viernes por la noche, una manifestación en Rotterdam degeneró en enfrentamientos y cuatro personas resultaron heridas después de que la policía abriera fuego.

Un día después, cinco policías resultaron heridos en La Haya en una manifestación similar.

En la noche del domingo, cinco personas fueron detenidas en la ciudad de Ensechede, cerca de la frontera con Alemania, por "incitar a la violencia pública".

Las autoridades de Ensecehde declararon el estado de emergencia y ordenaron a la población que se alejara de las calles.

También en las sureñas ciudades de Roermond y Stein 13 personas fueron detenidas por iniciar incendios y arrojar fuegos artificiales el fin de semana, mientras que ocho personas más fueron arrestadas en el poblado pesquero de Urk, informó la emisora pública NOS. (Télam)