Activistas marcharon en las calles de distintos países en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha en que los dignatarios mundiales reiteraron promesas de iniciativas para proteger a millones de mujeres asesinadas o abusadas cada año por sus parejas.

Las protestas atravesaron distintos países en el marco de la pandemia de coronavirus y los confinamientos que elevaron las cifras de violencia contras las mujeres.

"Solo el año pasado, 243 millones de mujeres y niñas experimentaron violencia sexual o física de parte de su pareja. Este año hubo informes de aumento de la violencia doméstica, el ciberacoso, los matrimonios infantiles, el acoso sexual y la violencia sexual”, dijo Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de la agencia ONU Mujeres.

"La violencia de los hombres contra las mujeres también es una pandemia, una que es anterior al virus y lo sobrevivirá", agregó.

De acuerdo a estadísticas de la ONU, la violencia contra las mujeres era ya antes de la pandemia una de las violaciones más generalizadas de los derechos humanos, con casi el 18 por ciento de las mujeres y niñas experimentando violencia física o sexual por parte de una pareja o persona cercana.

En ese marco, el grupo activista feminista Femen organizó hoy en Ucrania una protesta en topless frente a la oficina del presidente.

“Queremos ilustrar la situación de los derechos de la mujer en la sociedad ucraniana, desprotegida de cualquier violencia. Creemos que la violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos, dijo la activista de Femen Anya Alian.

En Roma, la oficina del primer ministro se iluminó de rojo, al igual que varias sedes de gobiernos regionales y de sindicatos para exigir el fin de la violencia contra las mujeres.

El Ministerio de Salud italiano, citando datos de la agencia nacional de estadísticas ISTAT, dijo que las llamadas a las líneas directas de violencia doméstica se dispararon durante el confinamiento contra el coronavirus, con un aumento del 75% en comparación con el mismo período en 2019.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente de Gobierno español, Pedro Sánchez, firmaron hoy una declaración conjunta en la que prometieron acelerar las medidas para erradicar la violencia contra las mujeres, a la que llamaron "una pandemia invisible".

En tanto, el papa Francisco pidió hoy una acción global para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

“Con demasiada frecuencia, las mujeres son ofendidas, maltratadas, violadas y obligadas a prostituirse. Si queremos un mundo mejor, un hogar de paz y no un patio de guerra, todos debemos hacer mucho más por la dignidad de cada mujer ”, publicó en su cuenta de Twitter el Papa.

Francisco denunció enérgicamente el femicidio y habló con frecuencia de la necesidad de apreciar mejor a las mujeres, incluso en la Iglesia y en puestos de toma de decisiones, pese a defender firmemente la doctrina católica que les prohíbe ser sacerdotes.

El Gobierno de Francia, por su parte, selló un acuerdo con TikTok para alentar a los jóvenes a denunciar abusos a través de la red social.

Se trata de una de las múltiples medidas sobre esta temática que tomó el Gobierno del presidente Emmanuel Macron desde el año pasado, cuando se llegó a un ajuste de cuentas nacional sobre la violencia contra la mujer a raíz de un número inusualmente alto de femicidios perpetuados por maridos, novios o exparejas.

La ministra de Igualdad de Derechos francesa, Elisabeth Moreno, dijo que los informes de violencia doméstica registrados con el Gobierno aumentaron un 42% durante el primer confinamiento por coronavirus en Francia, en la primavera pasada, y crecieron un 15% desde que se impuso una nueva cuarentena, hace casi un mes.

No obstante, dado que la mayoría de las personas no denuncian este tipo de abusos, se cree que el aumento real es mayor.

Por su parte, la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido dijo que la policía registró 259,324 delitos de abuso doméstico entre marzo y junio, un aumento del 18% en comparación con el mismo período en 2018.

La ONG británica Refuge dijo que la cantidad de personas que llamaron a su línea directa de abuso doméstico fue un 65% mayor entre abril y junio que en los primeros tres meses del año, antes del cierre por la pandemia.

"Estas espantosas estadísticas muestran niveles endémicos de abuso doméstico", dijo el portavoz del Partido Laborista, Nick Thomas-Symonds.

"La crisis de Covid no creó esta cicatriz en nuestra sociedad, pero empeoró la situación", añadió.

En mismo sentido, la Unión Europea (UE) anunció hoy planes para aumentar los esfuerzos diplomáticos y de desarrollo para trabajar más duro en el empoderamiento de mujeres y niñas. (Télam)