El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, debió suspender hoy una conferencia de prensa en Tuxtla-Gutiérrez, capital del estado suroriental de Chiapas, debido a una manifestación de maestros y otros sectores que bloquearon el paso de su vehículo por más de dos horas y le impidieron ingresar a la base militar donde tenían planificado era charlar con periodistas.

"Nos impidieron la entrada bajo la condición de que teníamos que atenderlos de inmediato y resolverles sus demandas, esto no lo puedo permitir, porque no puede el presidente de México ser rehén de nadie, hemos atendido a los maestros y los vamos a seguir atendiendo", dijo el mandatario en un video transmitido desde su automóvil, en la entrada de la VII Región Militar en Chiapas.

Imágenes difundidas por la televisión local, muestran que López Obrador baja la ventanilla del vehículo y le dice a uno de los manifestantes: "Yo no acepto chantajes; me respetan y, luego, hablamos".

Personal de seguridad del mandatario descendió del vehículo y explicó a los manifestantes que debían organizarse para solicitar el diálogo con la secretaria de Educación, informó la agencia de noticias AFP.

La protesta, de unas 500 personas, impidió la entrada de la comitiva del titular del Ejecutivo que decidió permanecer afuera del cuartel militar y por primera vez en su mandato canceló su participación en la llamada "Conferencia Mañanera" (la número 693), que realiza todos los días hábiles desde que comenzó su mandato el 1 de diciembre de 2018.

López Obrador indicó que el grupo que le impidió ingresar a la base militar estaba encabezado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores (CNTE) de la Educación, disidentes del sindicato nacional

"He hablado con la CNTE creo que en ocho o en diez ocasiones, me he reunido con ellos, pero en Chiapas y Michoacán hay intereses creados en la dirigencia que no tiene que ver con las bases del magisterio", expresó el mandatario, citado por el portal ruso de noticias Sputnik.

En la manifestación participaron también estudiantes que piden ingreso a las escuelas normales de magisterio y reclaman plazas como docentes, además de sindicalistas del sector salud, familiares de personas recluidas en penales y trabajadores de despedidos del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, entre otros grupos sociales,

Frente a la suma de demandas, el mandatario dijo que los manifestantes no eran muchos. "Podría entrar y llevar a cabo la conferencia, pero decidí no hacerlo, como una protesta de mi parte para que estos grupos no abusen y respeten".

López Obrador destacó que su Gobierno "es distinto" a los anteriores porque no permite la "represión" y agregó que ya se reunió con la CNTE "ocho o 10 veces", por lo que considera que ha cumplido con sus demandas, como revocar la reforma educativa del sexenio anterior que exigía una evaluación a los maestros.

En la suspendida conferencia iban a participar también el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón; el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Crescencio Sandoval; el jefe de la Marina Armada, almirante Rafael Ojeda; y la secretaria federal de seguridad Rosa Icela Rodríguez. (Télam)