El magnate de los medios de Hong Kong y feroz crítico de Beijing, Jimmy Lai, fue inculpado hoy en aplicación de la Ley de Seguridad Nacional, acusado de connivencia con fuerzas extranjeras, con lo que se convirtió en la personalidad hongkonesa más relevante que es blanco de esta controvertida legislación.

Ya encarcelado por acusaciones de "fraude", Lai, de 73 años, esta vez fue acusado de haber violado la Ley de Seguridad Nacional, impuesta a finales de junio por Beijing y destinada a poner fin a las crecientes manifestaciones que exigen más democracia en la excolonia británica desde el año pasado.

"Tras una investigación exhaustiva del Departamento de la Policía Nacional un hombre de 73 años ha sido acusado de 'connivencia con un país extranjero o con elementos exteriores para hacer peligrar la seguridad nacional'", dijo la policía en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

Los acusados por esta ley podrían recibir la cadena perpetua,.

El empresario de los medios, el propietario del popular diario Apple Daily y conocido por su apoyo a las manifestaciones contra Beijing y el ejecutivo hongkonés, deberá comparecer el sábado ante un tribunal por violar la ley, según la policía.

Centenares de policías realizaron en agosto un allanamiento en la redacción del Apple Daily.

Varios responsables del grupo de prensa, entre ellos Lai, fueron detenidos por sospechas de "connivencia con fuerzas extranjeras", en el marco de la ley sobre seguridad nacional.

La semana pasada quedó en detención preventiva en el marco de una investigación por fraude.

Lai presentará el martes, ante el Tribunal Supremo, una demanda de liberación bajo fianza por esta acusación.

El refuerzo del control de China sobre la excolonia británica se aceleró desde la entrada en vigor de esta ley en junio.

Lai es la cuarta persona acusada de violar dicha ley.

Entre ellos figuran un militante de 19 años, acusado de haber promovido la secesión, un hombre que trató de atropellar con su moto a la policía durante una manifestación y un hombre que gritó en varias ocasiones eslóganes prodemocracia en dirección de la policía.

Durante el allanamiento en su periódico, algunos periodistas habían difundido imágenes de Facebook donde Lai aparecía esposado.

La portada de Apple Daily titulaba al día siguiente "Apple va a continuar luchando", junto a una foto de Lam detenido.

Pocos son los hongkoneses que atraen tanto la ira de Beijing como este hombre, a menudo calificado de "traidor" por los medios oficiales chinos, que ven en él el instigador del movimiento de protesta iniciado en 2019.

Llegado clandestinamente a Hong Kong con su familia cuando tenía 12 años a bordo de un barco proveniente de Cantón, Lai trabajó primero en una fábrica, y después aprendió inglés y abrió su propia empresa textil.

Tras la represión del levantamiento de Tiananmen en Pekín en 1989, que según él transformó su visión política, fundó Next Media en 1990. (Télam)