El presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó hoy de "gran mentira" las afirmaciones de que las libertades en el país se están erosionando bajo su gobierno, en pleno debate de un polémico proyecto de ley de seguridad que devino en multitudinarias protestas, y anunció la creación de una plataforma para denunciar las discriminaciones, incluidas las policiales.

"No puedo permitir que se diga que estamos reduciendo las libertades en Francia", dijo el mandatario en una entrevista con el portal de noticias Brut en la que se comprometió a combatir la violencia de las fuerzas del orden, que consideró aisladas y no generalizadas.

Macron criticó la actuación de algunos agentes, en particular en el desalojo de un campamento de inmigrantes en la plaza de la República, en París, o en el arresto de un productor musical, y prometió sanciones contra ellos.

Pero también arremetió contra la violencia contra policías en la manifestación del fin de semana pasado en París, que dijo fueron "atacados por locos" y por "gente salvaje".

Según Macron, Francia había sido "caricaturizada" en la controversia sobre este texto.

El artículo 24, que regula la difusión de imágenes de policías, con el fin, según las autoridades, de protegerlos del odio en línea, cristalizó la oposición al proyecto de ley.

Los legisladores del partido de Macron dijeron el lunes que propondrían una "reescritura completa" del artículo 24 del proyecto de ley de seguridad.

El mandatario anunció además la creación de una plataforma para denunciar las discriminaciones, incluidas las policiales, que a partir de enero recibirá por teléfono e internet, las denuncias para registrar esas discriminaciones, y será gestionado por el Estado, pero también por el defensor del pueblo y asociaciones.

La entrevista de Macron con Brut, un portal de noticias en vídeo en línea dirigido a los jóvenes, se considera un intento del presidente de ganar credibilidad entre ese sector generacional, especialmente preocupado por el problema de violencia policial. (Télam)